El 20-21 de marzo, ADORACIÓN EUCARÍSTICA Y SACRAMENTO DE LA RECONCILIACIÓN guiados por las palabras que Jesús dijo a una pecadora: “Tus pecados te son perdonados” (Lc 7, 48), en el contexto del pasaje evangélico de Lucas 7, 36-50.