6. Naves laterales: Confesionario

nl

hcEl sacramento de la reconciliación es un sacramento de sanación. El icono bíblico que los representa mejor, en su profundo vínculo, es el episodio del perdón y de la curación del paralítico, donde el Señor Jesús se revela al mismo tiempo médico de las almas y de los cuerpos (Mc 2,1-12; Mt 9,1-8; Lc5,17-26). El Sacramento de la Penitencia y de la Reconciliación nosotros lo llamamos también de la Confesión brota directamente del misterio pascual. En efecto, “La misma tarde de Pascua el Señor se apareció a los discípulos, encerrados en el cenáculo, y luego de haberles dirigido el saludo “ ¡Paz a vosotros!”, sopló sobre ellos y les dijo: “Los pecados serán perdonados a los que  vosotros se los  perdonen”” (Jn 20,21-23). Este pasaje nos revela la dinámica más profunda que está contenida en este Sacramento. Sobre todo, el hecho que el perdón de nuestros pecados no es algo que podemos darnos nosotros mismos: yo no puedo decir: “Yo me perdono los pecados”; el perdón se pide, se pide a otro, y en la Confesión pedimos perdón a Jesús.

nl2

Hagamos nuestras las palabras de Bartimeo:(Lc 18, 35-43)
«¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí!»

Oración:

Oh Dios, que en la muerte en cruz de Cristo nuestro Señor nos has liberado de la muerte, herencia del antiguo pecado: renuévanos, por el sacramento de la reconciliación a imagen de tu Hijo y, así como hemos llevado en nosotros, por nuestro nacimiento, la imagen del hombre terreno, así por la acción del Espíritu Santo haz que llevemos la imagen del hombre celeste.