Acciones de la Iglesia de Santiago de Compostela en el ámbito diocesano ante el desafío del covid 19

  • La atención a familias en riesgo de exclusión, la visita a personas solas o mayores, la acogida a los sin techo, el acompañamiento en el duelo o el espiritual de capellanes y sacerdotes, tareas que la Iglesia, como “hospital de campaña” no puede dejar de realizar

A  modo de resumen de algunas actuaciones realizadas a través de la Iglesia diocesana, ofrecemos a continuación este dossier -por fuerza incompleto dado que todos los días las parroquias siguen trabajando y viviendo situaciones nuevas y distintas-, como contribución al conocimiento social de la tarea que la Archidiócesis de Santiago de Compostela ejerce ante este reto de la pandemia del coronavirus. Quizá nunca como ahora se haya hecho realidad aquella expresión del papa Francisco en la que definía a la Iglesia como “hospital de campaña”.  Acción y oración, “ora et labora”, los dos pilares fundamentales de una Iglesia que sigue siendo espacio de acogida preferencial para los más desvalidos.

 

INSTITUCIONES:

  • Seminario Mayor. Ofrecimiento a la Xunta de Galicia de la Hospedería de San Martín Pinario para el uso que, si fuera preciso, se considere necesario. El rector de la institución, Carlos Varela, dijo que, igual que la mayoría de los establecimientos de la capital gallega, la Hospedería lleva días cerrada, pero «están preparados para organizar la acogida del personal que sea necesario en cualquier momento y a cualquier hora». Se trata de habitaciones individuales, con baño, en un emplazamiento, recuerda el rector, «de fácil acceso por ejemplo para ambulancias».
  • Seminario Menor. Ofrecimiento al Concello de Santiago de sus instalaciones para los sin techo, gestionado por Cáritas Diocesana. Un albergue de emergencia para que ninguna persona sin hogar tenga que pasar el confinamiento en la calle, que ya está funcionando.  Se ha reconvertido en albergue para transeúntes la zona donde residen los seminaristas: unas 20 habitaciones individuales que para muchos de los que ahora las ocupan les ofrecen una calidad de vida que hace mucho tiempo no podían disfrutar.La acogida se mantendrá mientras dure la alarma sanitaria. Comentaba el director de Cáritas, Anuncio Mouriño, que esperan que esta experiencia pueda servir también para que muchas de estas personas puedan plantearse “resetear su vida”. Pero además de este servicio extraordinario en Belvís, unas 200 personas están siendo atendidas por Cáritas Diocesana en Santiago. El piso de acogida a mujeres víctimas de trata, Vagalume, también mantiene actividad con dos personas, que atienden también previa cita, y en Vieiro, unas 9 personas siguen acudiendo periódicamente, por ejemplo, para poder lavar su ropa, o para recibir algún servicio de asesoría.
  • Cáritas Diocesana. Comedor social de Cáritas Interparroquial de Arousa: Se mantienen los desayunos una persona por mesa; la lavandería; se realizará el servicio de comidas en tres turnos, respetando el tercio de la capacidad del local, los días festivos las comidas y las cenas se darán en bolsa fuera del comedor, siempre y cuando sea posible; cierre del servicio de cenas y se entregará bolsa en la comida. Servicios de Atención Primaria: Se mantiene el servicio, cumpliendo estos requisitos: se primará la atención telefónica cuando sea posible, se continuará la atención presencial para aquellos casos de urgencia, cumpliendo los requisitos de acceso de una sola persona por familia y guardando las distancias de seguridad y requiriendo previamente las debidas medidas de higiene recomendadas, el resto aguardará su turno en el exterior del local; se propone la existencia de algún buzón  donde aquellas personas que simplemente tengan que entregar documentación, tengan un lugar donde depositarla, sin necesidad de pasar a la atención directa. Comedor sobre ruedas de Cáritas Interparroquial de Arousa: Se mantiene servicio extremando medidas de higiene. Residencia Meu Lar y Centro San Cibrán: Seguir las indicaciones de la Xunta de Galicia en materia de centros residenciales, ampliando que se suspenderán los nuevos ingresos, se anulan todas las actividades con voluntarios, se restringen las salidas, se extremaran medidas de higiene personal y del centro. Albergue San Javier: De aplicación lo expresado para centros residenciales, y según lo recomendado, habiendo una estancia máxima de 21 días, se estudia la ampliación a 30 días. Pisos de acogida: Se restringen las salidas, extremar medidas de higiene personal y del centro.
  • Cáritas Interparroquial de A Coruña. La labor de las Cáritas en las parroquias de A Coruña y Arteixo ayuda a más de 1.700 familias, superando las 5.000 personas atendidas. En este momento de coronavirus se ha concentrado la atención social y de emergencia, aumentando los contactos vía telefónica y por correo electrónico con los usuarios. Dada la elevada media de edad en los equipos de voluntarios parroquiales, se han extremado las precauciones, para proteger a este personal. La residencia de mayores cuida a los suyos con  rigurosos protocolos sanitarios, incorporando material donado por algún colectivo. Por otro lado, la versatilidad y agilidad de respuesta que tiene Cáritas, hace que estos días de crisis, los Servicios Sociales del Ayuntamiento echan mano de la colaboración de esta institución de la Iglesia para dar solución a los casos más urgentes. Es el caso, por ejemplo, de familias que sobrevivían con pequeños trabajos y, de pronto, se han visto sin ingreso alguno. A la exclusión y a la pobreza, se añade ahora el miedo y la inseguridad. Cáritas permanece cerca ante el desconcierto.
  • Centro Raíña da Paz, Pontevedra. Las medidas de prevención de contagios por Covid-19 hicieron que el Concello de Pontevedra tuviese que replantear las medidas de ayuda a personas sin hogar. Así, Cáritas habilitó hace días su centro Raíña da Paz, en Salcedo, que será la residencia de un grupo de personas que normalmente dormían en albergues de la ciudad.

PARROQUIAS:

  • A Xunqueira: Se ha mantenido el contacto con los grupos Scouts, que han visto modificados o aplazadas sus campamentos y rutas previstas en fechas cercanas. Otro tanto ha sucedido con la entrega de los “Premios Nécora”, otorgados por la Fundación Galega contra el Narcotráfico; la gala no ha podido tener lugar, pero continúa la planificación en tareas de prevención, porque las consecuencias del tráfico y consumo de drogas siguen presentes. Cáritas no ha dejado de ofrecer la atención primaria a las, aproximadamente, 23 familias a su cargo durante todo el año, que estos días de confinamiento aún están más expuestas a la precariedad. Se mantienen alerta ante cualquier emergencia potencial.
  • Ordes: Cáritas parroquial de Sta. María de Ordes mantiene la atención primaria a 100 familias en tiempo de coronavirus. EL Concello ha ofrecido su colaboración para el reparto de alimento a los domicilios de estos usuarios para proteger la salud, tanto la de ellos como la de los voluntarios de Cáritas. Se mantiene la actividad de la “Horta Solidaria” y el Ropero parroquial con las debidas precaucione
  • Carril: El párroco, Eduardo Amado, cuenta que pasa mucho tiempo en la Iglesia. Es mi modo de secundar la recomendación del Papa, animándonos a mostrar la cercanía de Dios, incluso, de un modo físico. Con la puerta abierta, el sagrario iluminado, la imagen de San Roque alumbrada con velas… Atiende emergencias de Cáritas con el retén de Arousa que no abandona a los más necesitados. Y está de guardia en el Hospital del Salnés, para atender a los enfermos.
  • Unidad Pastoral de Mugardos: El párroco, José Carlos Mato, coordina el envío de materiales útiles para la oración y la formación a través de los grupos de whatsapp. Cáritas: la actividad de atención primaria permanece alerta y repartiendo ayuda a unas 40-50 personas. En el local del antiguo consultorio médico, un convenio con el Ayuntamiento permite a Cáritas coordinar la ayuda social local, unificando recursos. Se permanece alerta para la atención de enfermos que lo soliciten.
  • Santa María la Mayor, Pontevedra. Cáritas Parroquial trabaja en estrecha colaboración con el Concello de Pontevedra en la atención de personas sin hogar y a familias en peligro de exclusión social. Otro tanto ocurre con la Pastoral de la Salud, que mantiene un seguimiento telefónico con todas aquellas personas enfermas o impedidas que antes eran visitadas con frecuencia en sus hogares. Igualmente se mantienen activos los voluntarios del Centro de Escucha San Camilo de Pontevedra, para la atención y acompañamiento, también telefónico, de quienes estén atravesando una situación de pérdida o duelo, a través del número 652 385 332. En el ámbito sociosanitario, es de destacar la entrega y generosidad de las órdenes religiosas que atienden con tanto cariño a mayores y discapacitados.

En el ámbito hospitalario, los capellanes tienen estos días una importante misión en el acompañamiento y consuelo a personas ingresadas y a los profesionales de la salud para que se puedan desahogar ante situaciones tan duras que les toca vivir y encontrar una palabra que les aporte esperanza. En todos los hospitales el servicio religioso funciona normalmente, aunque los capellanes tienen limitaciones para moverse libremente por los pasillos y por determinadas unidades que han sido bloqueadas por necesidades sanitarias. Por este motivo, si alguna persona necesita atención religiosa y espiritual debe contactar con la capellanía a través de la centralita o de los controles de enfermería del centro.

  • Cangas. Los grupos más activos de la parroquia (Cáritas, Cofradías, Administración, Catequesis, Conferencias de San Vicente de Paúl, etc.) colaboran en la comunicación con los feligreses y en la atención de los más necesitados. Se intercambian las distintas iniciativas de Iglesia para mantener viva la fe y la esperanza en estos tiempos. Se mantiene el contacto con los enfermos, ancianos y algunos ex alcohólicos para alentar su día a día. La labor de Cáritas se mantiene. El reparto de atención primaria sigue “de guardia”, habiéndose reorganizado: los voluntarios mayores han suspendido, por seguridad, la atención directa al público y se han sumado otras personas a esta labor. Se asiste a unas 50 familias. Destaca la colaboración con el Concello: éste colabora con el transporte al domicilio de los usuarios con movilidad reducida y la parroquia refuerza la labor del comedor municipal.
  • En plena península de O Morrazo, la Cáritas parroquial de Bueu atiende a unas 70 familias. Durante el coronavirus, sus voluntarios se han protegido del mejor modo posible frente al contacto físico, pero siguen prestando la ayuda más urgente y necesaria dos veces a la semana, pendientes por si surge alguna emergencia concreta en cualquier momento. Porque el coronavirus golpea la salud de la población y, mientras ésta se paraliza, la Iglesia continúa con su ayuda.
  • San Fernando, Santiago. Santiago La cripta de la Iglesia permanece abierta de 9:00h á 21:00h para recordar que el Señor sigue allí presente, en el Sagrario, cuidando de todos los feligreses. El párroco y su grupo de voluntarios y colaboradores, se afanan en mantener el contacto con los enfermos, los mayores, los que viven solos y los más necesitados.
  • Cáritas parroquial lanzó la campaña “Tu vecino de apoyo”. Una iniciativa solidaria y fraterna ideal para una época de confinamiento domiciliario. En cada portal se colocó un cartel con una persona de referencia a la que acudir, en caso de necesidad, pensando en los mayores, los que viven solos y los enfermos. Otra de las aportaciones que la parroquia de Carballo ha puesto en marcha es el Servicio de Escucha y Acompañamiento Psicológico y Espiritual. Un grupo de voluntarias de la parroquia ha puesto manos a la obra en tareas de costura y ya confeccionan mascarillas con las que ayudar a surtir este material de protección. Durante todo el año, Cáritas Parroquial de Carballo sostiene la atención primaria de unas 270 familias; esta ayuda se mantiene durante el coronavirus, con la consiguiente aplicación de los protocolos de seguridad sanitaria que requiere la solidaridad en las presentes circunstancias.
  • Parroquia Liáns, Nós y Dorneda. Cáritas organiza reparto de alimentos y su habitual atención social; se han formado dos brigadas de “emergencia” para atender a los más vulnerables acompañando o realizando por ellos gestiones, gabinete. Se ha creado un un servicio psicólogico de escucha para sobrellevar este confinamiento. Los jóvenes están dinamizando las redes animando a la esperanza a través de la pagina web, Instagram y otras redes, los grupos de formación continúan sus programas a través de las redes…., es decir, la parroquia no está parada.
  • San Vicente de O Grove y Simes. Además de su labor habitual durante la “reclusión” forzada por el coronavirus (catequesis virtual, envío de material para la oración por whatsapp, preocupación por los enfermos y necesitados locales.
  • Parroquias de Cambre y Brexo. Manuel Quintáns, el párroco dice que, además de estar unidos en oración,  contacta casi a diario con la gente mayor de la parroquia, y también con los sacerdotes de su Arciprestazgo. A nivel cercano, destaca la importancia del Centro de Escuchaa San Camilo de Pontevedra. Justo una semana antes del confinamiento por el virus estuvieron en A Coruña ofreciendo sus servicios. La sede de A Coruña será la parroquia de Nuestra Señora de los Rosales. En Cambre hay personas preparadas en el acompañamiento en duelo.
  • UP Milladoiro, Teo e contorna. Un pilar robusto de esta Unidad Pastoral es su labor de Cáritas. El amplio abanico de población que ocupa la UP y la cantidad de necesidades, les ha urgido a solicitar ayuda complementaria la pasada semana para responder, con eficacia, a la demanda de alimentos generada entre los más desfavorecidos con la alarma sanitaria. No escatiman en atender a un grupo de personas consideradas “sin papeles”, a los que la situación creada a raíz del coronavirus ha vuelto aún más vulnerables. Desde el inicio de la emergencia se han atendido a 350 personas, que forman parte de más de 100 familias con menores a cargo. Los sacerdotes de la UP y sus colaboradores están especialmente pendientes de los enfermos y los que viven solos. Algunos casos de personas hospitalizadas requieren un seguimiento más cercano. Se coordina la compra de medicinas para quien carece de movilidad suficiente y se intenta responder a cualquier otra incidencia. Cáritas de la Unidade Pastoral de Milladoiro, Teo e Contorna ofrece 19 plazas de alojamiento de manera gratuita para personal que trabaja en el Hospital Clínico Universitario y por su trabajo se encuentre en situación de riesgo de contagio. Esta puesta a disposición viene motivada por la necesidad de ofrecer un alojamiento a personal sanitario, que trabajan con personas en riesgo, y prevenir así la expansión del contagio. 7 plazas están en el Albergue de O Milladoiro. Este albergue gestionado por la Parroquia de San José de O Milladoiro pone a disposición menos de un tercio de las mismas (cumpliendo la reglamentación vigente en el estado de alarma actual). Otras dos plazas se encuentran en un apartamento en el Barrio de Santa Marta, consistiendo en dos habitaciones con baño. Para ponerse en contacto y poder acceder a estas plazas, se puede llamar al teléfono de Cáritas 678.512.276 o bien contactar con el Capellán del Hospital Clínico, Zacarías.
  • Marín. Además de la labor social del Ayuntamiento y de la predisposición a colaborar, por parte de la Escuela Naval de Marín, Cáritas parroquial mantiene, en tiempo de coronavirus, la atención primaria a 45 familias (unos 200 usuarios) y vela por 54 personas que viven solas y sin recursos. La institución de la Iglesia socorre en sus pisos de acogida a 10 personas en riesgo de exclusión. El comedor benéfico de la localidad, gestionado por las Hijas de la Caridad, atiende a otras 80 personas cada día y la Asociación benéfica Sor Elvira vela por 7 personas.
  • Parroquias Ares, Lubre, Cervás y Limodre. La comunicación del párroco, Antonio G. de las Heras, con sus feligreses se ha acentuado a través del Facebook y el teléfono. Éste sigue siendo lo más recurrido para los mayores y el whatsapp, luego, según se desciende en el rango de edad. Atención a los mayores y enfermos. El interés por este colectivo se mantiene despierto. La visita a los enfermos que así lo solicitan, se hace con las debidas precauciones (mascarilla y guantes), sin dejar de acompañarles. Cáritas: se mantiene la atención primaria a treinta familias, permaneciendo alerta ante cualquier emergencia. Existe la posibilidad de servir en el domicilio a quien lo necesite. Cabe señalar que la generosidad local durante todo el año, permite la ayuda en tiempos difíciles como los actuales.
  • Parroquia de San Andrés de Barciela-Sigüeiro. Permanece abierta varias horas al día para que se visibilice que la Iglesia sigue estando presente y por si alguien tiene algún tipo de necesidad o urgencia también se le atiende en ese horario. Se hace lo posible por mantener contacto diario en este tiempo de confinamiento con los feligreses de las parroquias a través de las redes sociales. Pero lo que más esfuerzos requiere es la atención a los más necesitados: entregas periódicas de alimentos cada vez a más familias, casi todas con niños, así como el acompañamiento en el duelo a personas que han perdido a algún ser querido en estos días, ya que están siendo verdaderamente traumáticos. Por último, una iniciativa que llevan a cabo voluntarios es “llamar diariamente” a personas que están solas: ancianos, personas enfermas, algún sacerdote. Un verdadero testimonio de una iglesia que está más viva que nunca.
  • Codeso y otras en Boqueixón. colecta mensual, recogida de alimentos para instituciones: Albergue Juan XXIII, Cocina Económica y Cottolengo, ropero y ayuda a familias necesitadas. Llamadas a las familias con posibles dificultades y seguimiento o continuo

OTRAS ACCIONES DE LA IGLESIA QUE NO SON DIOCESANAS

  • Claretianos ceden residencia al Concello de Vilagarcía. Los misioneros claretianos y el Concello de Vilagarcía acordaron hace unos días disponer de la zona residencial del convento de Los Padres para dar alojamiento a familias que puedan encontrarse en situación de riesgo derivadas de la crisis sanitaria. El acuerdo permitirá al Concello disponer de forma gratuita de los trece dormitorios del segundo piso del edificio de la Praza da Constitución, en desuso desde que la orden cerró sus instalaciones hace unos años. Las personas derivadas por los Servizos Sociais podrán pasar el confinamento allí. La cesión por parte de los Claretianos es totalmente altruísta. El gobierno local agradeció a la orden religiosa la disposición a colaborar que mostraron desde el primer momento.

Datos hasta 3 de abril de 2020