ARROUPA, empresa de inserción laboral

El arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio, durante su intervención con motivo de la entrada en funcionamiento de la empresa de reciclado textil ARROUPA, promovida por Cáritas Diocesana de Santiago de Compostela señaló que “se trata de una iniciativa que tiene un punto de esperanza, integración y de contenido laboral”. El delegado episcopal de Cáritas, Jesús García Vázquez, agradeció a los periodistas la labor de divulgación de un proyecto en el que “tenemos puestas grandes esperanzas para que personas en exclusión puedan volver a la vida laboral”.

ARROUPA1El proyecto promovido por Cáritas tiene su eje central de constitución en la Fundación Cáritas Diocesana de Santiago de Compostela (CADISAN), según explicó José Anuncio Mouriño Raño, director diocesano. La fundación persigue la asistencia social, el fomento de la economía social y la promoción y atención a las personas en riesgo de exclusión social. El consejo de administración de la empresa ARROUPA está integrado por los siguientes representantes: presidente (delegado episcopal), vicepresidente (director diocesano), administrador (administrador general) y secretario (empleo y economía social). La representación legal la ostenta el director diocesano.

El objetivo del proyecto es generar empleo para personas en riesgo de exclusión social. Se busca la incorporación al mercado laboral de este colectivo proporcionándoles un trabajo remunerado, la formación y acompañamiento necesarios para la mejora de sus condiciones de empleabilidad y facilitar el acceso al mercado laboral ordinario. La actividad se desarrolla teniendo como base la dignidad de la persona que es el centro de la acción de Cáritas. En todo el proceso se persiguió el reconocimiento y potencialidad de las capacidades individuales, la responsabilidad social y ambiental, el trabajo en equipo y el acompañamiento en su integración y desarrollo.

Actividad

De dar cuenta del trabajo que se desarrolla en la empresa se encargó Isabel Fraga, gerente de ARROUPA. El material textil se recogerá en los 56 roperos de Cáritas y en los cerca de un centenar contenedores que se van a instalar en toda la diócesis. En la planta clasificadora y de tratamiento, ubicada en una nave del Polígono Industrial del Tambre de Santiago, el material se dividirá en dos grupos de productos:

REUTILIZABLES (entrega social, cooperación internacional y venta en tiendas propias)

NO REUTILIZABLES (plantas de reciclado y gestor de residuos autorizados para contribuir con el cuidado del medioambiente)

Tiendas de segunda mano

Las primeras tiendas de segunda mano y restos de stocks se instalarán en A Coruña, Santiago y Pontevedra, estando previsto que abran sus puertas al público en el primer trimestre del año 2016. La venta que se genere en estas tiendas será una parte importante para el soporte económico de la empresa. Los recursos económicos que se obtengan serán reinvertidos en inserción laboral.

Personal

Un total de 59 personas fueron evaluadas, de ellas se entrevistaron 46, y se seleccionaron 17 que participaron en el programa formativo que duró dos meses. Arroupa, en su etapa inicial, cuenta con un gerente, técnico de inserción, operario de recogida y cinco trabajadores que se encargarán de la clasificación de la ropa. Los contratos de los trabajadores están sujetos a un convenio de inserción.

Un trabajo creativo

Entre los invitados presentes en el acto se encontraba la concejala de Política Social del Concello de Santiago, Conchi Fernández, que en una breve intervención señaló la importancia de la empresa, “con ella se da esperanza laboral a personas en riesgo de exclusión, ofreciéndoles un puesto de trabajo y un nuevo modelo de vida”.

Al cerrar el acto, monseñor Barrio agradeció a los agentes y técnicos de Cáritas la puesta en marcha de la iniciativa: “es un trabajo creativo y con mucha imaginación para llevarlo a cabo y con él sacar a personas del riesgo de exclusión”.