Avivar el cuidado y la defensa de la vida humana, una realidad “sagrada”

La compostelana iglesia de San Fernando fue ayer domingo escenario de una Vigilia de Oración por la Vida, que presidió el arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio. El acto se inició al terminar la Eucaristía parroquial de las 20:00 horas y a él se sumaron numerosos feligreses de la parroquia del Ensanche santiagués, así como otros fieles y grupos de jóvenes. “En esta Jornada”, dijo monseñor Barrio en su homilía, “se nos llama a avivar nuestra sensibilidad y compromiso en el cuidado y en la defensa de la vida humana, realidad “sagrada” que ha sido confiada a nuestra responsabilidad, “valor innegociable”, en cualquier circunstancia o condición, y que no se puede considerar como una mercancía “con la que se comercia y se manipula al propio gusto”. La vigilia se celebraba en la víspera de la Solemnidad de la Anunciación, que este año se trasladó al día 4 de abril, ya que el 25 de marzo era Viernes Santo. Como se sabe, la Jornada en Defensa de la Vida es una iniciativa promovida por la Conferencia Episcopal Española y el lema de la Jornada de este año es: “Cuidar la vida, sembrar esperanza”. La vigilia de la parroquia de San Fernando estaba organizada por la Asociación Católica de Propagandistas de Santiago.

El rezo de la oración de san Juan Pablo II, confiando a María Virgen la causa de la vida, y el rezo del Santo Rosario fueron inicio de esta vigilia. Cada uno de los misterios tuvo su monición introductoria o un testimonio y a su término se procedió a la Adoración del Santísimo Sacramento. Fue entonces cuando se proclamó una lectura del profeta Isaías y se recordó un fragmento del discurso del papa Francisco en su viaje a Manila (Filipinas), el pasado año, donde alertaba de que toda “amenaza para la familia es una amenaza para propia sociedad”.

Tras un rato de meditación y oración personal en silencio, el arzobispo de Santiago pronunció su homilía, que reproducimos a continuación. La vigilia terminó con la lectura conjunta de la oración por la vida de Benedicto XVI y la Bendición con el Santísimo impartida por monseñor Barrio.

Homilía íntegra de monseñor Barrio