Celebración del Corpus Christi en Santiago

El arzobispo de Santiago de Compostela, monseñor Julián Barrio, presidió este domingo 29 de mayo, por las calles del casco histórico de la ciudad, la tradicional procesión del Corpus Christi, una cita a la que acudieron numerosas personas, entre las que se encontraba el obispo auxiliar, monseñor Jesús Fernández González. Antes de que el Santísimo, en la custodia procesional de Arfe, recorriese las rúas compostelanas, se había celebrado una solemne Eucaristía en la catedral. En su homilía, el obispo de Santiago había indicado, glosando el texto evangélico, que “Cristo no se desentiende de la gente. Desentendernos de los demás es una forma fácil pero ineficaz a la hora de ayudar. Solemos decir: ¡Dios te ampare! ¡Ahora no puedo ayudarte! Siempre buscamos pretextos. Jesús les dice a sus discípulos: “Dadles vosotros de comer”, mientras comentaban que con cinco panes y dos peces no podían alimentar a tantas personas”. Monseñor Barrio agregó que Jesús les había pedido a los discípulos que fuesen “más allá de la pura lógica humana. También hoy el milagro es compartir y multiplicar nuestra solidaridad. Partirnos por los demás. La multiplicación de los panes y los peces es signo de misericordia de Cristo con los hambrientos y un símbolo anticipado de la Eucaristía, gesto sublime de misericordia de Dios con nosotros”.

Monseñor Barrio dijo también que “sigue habiendo necesitados en nuestra sociedad. Hemos de reforzar los lazos de la comunión y trabajando por el bien común para vernos liberados de los males externos e internos que nos aquejan como la inmoralidad, el egoísmo y la insolidaridad. Estamos llamados a ser testimonio vivo de que el amor verdadero, fiel, gratuito, universal, efectivo, es posible en nuestra vida”. Al término de la procesión, el arzobispo impartió la bendición con el Santísimo.

Homilía íntegra de monseñor Barrio