Charla-coloquio: “De Madagascar a Galicia, el tesoro escondido en la isla de la esperanza”

Judith Lucachesky José, voluntaria de Manos Unidas en Noia, protagonizó ayer la charla-coloquio organizada por esta organización en el Centro Social Afundación, en Santiago de Compostela, sobre proyectos de desarrollo en Madagascar. Bajo el título “De Madagascar a Galicia, el tesoro escondido en la isla de la esperanza”, Judith Lucachesky relató su experiencia personal tras la estancia de nueve días en la isla africana. “Manos Unidas me ofreció la posibilidad de ver en el lugar los proyectos de desarrollo financiadas por la organización”, explicó Judith, “así como la oportunidad de conocer cómo es la población de Madagascar”. A lo largo de esos días, Judith tuvo ocasión de ver cómo, gracias a las colaboraciones económicas entregadas a Manos Unidas, se han podido financiar proyectos de educación, ampliación de escuelas regidas por los Salesianos o cómo se han diseñado y dotado bibliotecas.

“Pudimos ver, también”, dice Judith, “una maternidad y dispensarios de las Hijas de la Caridad, que son muy importantes, ya que un porcentaje muy amplio, casi el setenta por ciento, de los problemas sanitarios de la población se resuelven en estos centros”. En su estancia en Madagascar, la voluntaria de Manos Unidas pudo visitar, además, centros de formación en mecánica o agricultura de los Salesianos.

Judith, argentina de nacimiento y catequista de Confirmación con la comunidad franciscana de Noia, expuso su experiencia a los asistentes a la charla-coloquio con abundantes fotografías de su visita a Madagascar.