¿Cómo celebrar el Corpus Christi?

Dentro de una semana vamos a celebrar un año más la gran solemnidad del Cuerpo y de la Sangre de Cristo (el Corpus Christi), fecha de tradicional importancia en el transcurso del Año Litúrgico. Sabemos que los orígenes de esta celebración se remontan al siglo XIII, concretamente a la ciudad de Lieja y al año 1247. El Papa Urbano IV la extendió a toda la Iglesia. Hemos de reconocer el notable incremento que esta solemnidad ha tenido a lo largo de los siglos hasta llegar a nuestros días donde ha tomado un nuevo impulso.

Importancia de las procesiones eucarísticas

El ritual del culto a la Eucaristía fuera de la Misa del año 1974 en su número 101 nos indica que «el pueblo cristiano da testimonio de fe y piedad religiosa hacia el Santísimo Sacramento con las procesiones en que se lleva la Eucaristía por las calles con solemnidad y con cantos». Y en el nº 102 señala: «entre las procesiones eucarísticas adquieren especial importancia y significación en la vida pastoral de la parroquia o de la ciudad la que suele celebrarse todos los años en la solemnidad del Cuerpo y de la Sangre de Cristo, o en algún día más oportuno, cercano a esta solemnidad. Conviene pues, que donde las circunstancias actuales lo permitan y verdaderamente pueda ser signo colectivo de fe y de adoración, se conserve esta procesión de acuerdo con las normas del derecho». Y ya que se alude al derecho, recordemos que el canon 944 del Código de Derecho Canónico precisa: «Como testimonio público de veneración a la Santísima Eucaristía, donde pueda hacerse a juicio del obispo diocesano, téngase una procesión por las calles, sobre todo en la solemnidad del Cuerpo y de la Sangre de Cristo».

Modo de organizar la procesión eucarística

El citado Ritual de la Eucaristía, en los números 103, 104 y siguientes, da normas concretas y prácticas para organizar la procesión eucarística. Y así dice «conviene que la procesión con el Santísimo Sacramento se celebre a continuación de la Misa, en la que se consagra la hostia que se ha de trasladar en la procesión» (nº 103). «Las procesiones eucarísticas se organicen según los usos y costumbres de la región, ya en lo que respecta al ornato de plazas y calles, ya en lo que toca a la participación de los fieles. Durante el recorrido, según lo aconseje la costumbre y el bien pastoral, pueden

hacerse algunas estaciones o paradas, aún con la bendición eucarística. Sin embargo, los cantos y oraciones que se tengan se ordenen a que todos  mente al Señor» (nº 104). «Conviene que la procesión vaya de una iglesia a otra» (nº 107). «Al final se da la bendición con el Santísimo Sacramento en la iglesia en que acaba la procesión, o en otro lugar oportuno; y se reserva el Santísimo Sacramento» (nº 108).

El Corpus Christi en A Coruña

Por documentos disponibles en la Colegiata de nuestra ciudad, se sabe que la procesión del Corpus Christi en La Coruña se remonta al siglo XV, siempre organizada por el Cabildo colegial con la colaboración del Ayuntamiento coruñés. Como de costumbre y un año más, los coruñeses somos convocados a participar activamente en los actos propios de esta solemnidad. A las 11:30 de la mañana del día 29 de mayo tendrá lugar en la iglesia parroquial de San Jorge la misa concelebrada presidida por nuestro Pastor diocesano, y a continuación la procesión por las calles de la ciudad. Superando posibles dificultades, venciendo inercias colectivas y recuperando antiguas tradiciones todavía válidas en este momento, el Corpus Christi coruñés reclama toda nuestra atención pastoral. Las comunidades parroquiales y religiosas, las instituciones de la Iglesia, los pastores y los fieles deben sumarse a esta celebración en honor de la Eucaristía que es de TODA la ciudad de La Coruña. La invitación está hecha: a las 11:30h del 29 de mayo en la parroquia de San Jorge. Nadie debe faltar.

José María Fuciños

Foto: www.lapinióncoruna.es