Conferencia del profesor Buide en Betanzos sobre la evolución de las parroquias en Galicia

El profesor de historia de la Iglesia en el Instituto Teológico Compostelano, Francisco Buide, impartió este miércoles en Betanzos una conferencia magistral sobre la evolución de las parroquias. La ponencia se enmarca en el ciclo de otoño que organiza la Unidad Pastoral de Betanzos. El profesor Buide del Real disertó sobre “Parroquias: desde la historia a la actualidad”.

En su disertación, partió de un texto del Sínodo que recuerda la definición de parroquia del Código: antes que una institución, estructura o territorio, es una comunidad humana. A partir de ahí, sin olvidar esa referencia, recordó las pasadas celebraciones del día de la Iglesia diocesana y de san Martín de Tours, patrono de la evangelización rural europea. Ambas memorias, afirmó el profesor Buide, “nos hacen sentirnos Iglesia, en la comunidad eclesial, y mirar al origen de nuestras comunidades y evangelización”.

“Si desde el Vaticano II hablamos de nueva evangelización por la secularización extendida en nuestra sociedad, en Historia Antigua se habla igualmente de evangelización, cuando nuestras tierras acogieron el cristianismo y éste se extendió”.

El profesor Buide repasó la historia de san Martín de Tours, del que celebramos la festividad el pasado domingo. De esta figura destacó su conversión radical que le llevó incluso a fundar una comunidad monástica y a ser misionero y obispo. Analizó a continuación la figura de Martín de Dumio, que convirtió a los suevos. De esa época conservamos el “Parroquial Suevo”, un valiosísimo documento que cita las comunidades cristianas del momento. Ya entonces se configura la característica esencial de Galicia: la dispersión poblacional, donde los señores locales convierten a su “familia”, al grupo social sobre el que ejercen el mando. Bajo la protección de un señor convertido nacerán nuestras parroquias.

Destacó el profesor Buide sobre todo la sinodalidad, el dinamismo conciliar y las constantes reformas en el seno de la Iglesia. De hecho recordó que  “sólo en los últimos siglos se nos hizo extraña la palabra “Sínodo”, y sólo la “reforma luterana” nos hizo desconfiar de la palabra reforma, que hizo santos a los papas que la buscaron”. Previamente la Iglesia vivió el monacato benedictino, el císter, después las órdenes mendicantes: franciscanos o dominicos, otras órdenes; formas de vida comunitaria del clero diocesano, asociaciones de fieles (cofradías). Todos ellos buscaron “esa mayor fidelidad y entrega, toda la riqueza y autenticidad de la Iglesia. Lo que hoy impulsa a la Iglesia, lo sabemos los historiadores y lo repite el papa Francisco, si un siglo después no ha sido actualizado y reformado, deja de ser impulso y es ya corrupción”.

Finalizó su conferencia destacando “ la actualidad y valor de la parroquia para nosotros en Galicia, como “cristianización” del territorio humano, de las comunidades, de forma que sigue siendo hoy, para la administración pública y los estudios sociológicos e históricos en la Universidad, la parroquia, la unidad y célula humana comunitaria básica de Galicia. Ella, siempre acompañada del nombre del patrón, de santa María y tantos santos, es la cristianización de todo el espacio (y tiempo en el calendario) humano galaico”. Esa importancia, concluyó el profesor Buide, debe revitalizarse desde el Sínodo “y recordando que no tratamos de reducir o redistribuir meros “despachos de sacramentos”… Las parroquias son, ante todo, comunidades humanas vivas, y también espirituales, y como tal la Iglesia busca darle hoy la vitalidad que tuvo, y que en cada tiempo corresponde”.