Crónica de la visita de monseñor Julián Barrio, arzobispo de Santiago de Compostela a la Arquidiócesis de Santiago de Cuba

Monseñor Julián Barrio Barrio, arzobispo de Santiago de Compostela, Galicia, España, arribó a la ciudad de Santiago de Cuba, el martes 10 de noviembre, invitado por monseñor Dionisio García Ibáñez, arzobispo de esta última demarcación eclesiástica.

El miércoles 11 de noviembre en horas de la mañana, visitó el Seminario San Basilio Magno donde intercambió fraternalmente con sacerdotes y consagrados de la diócesis de Santiago de Cuba; con ellos pudo conocer del trabajo pastoral en las distintas parroquias y comunidades, y también compartirles la realidad pastoral peculiar de su Archidiócesis, de la Catedral Compostelana, santuario y meta final de peregrinación de cientos de miles de peregrinos venidos de todo el mundo.
Este mismo día en horas de la noche, presidirían la eucaristía ambos arzobispos, monseñor Dionisio García y monseñor Julián Barrio, en la SBMI Catedral de Santiago de Cuba, acompañados por sacerdotes, religiosas y laicos de casi todas las comunidades de la ciudad. Monseñor Barrio en su homilía hizo elogio de la obra de restauración casi concluida de la Catedral primada de Cuba, y recordó cómo todo cristiano debe también plantearse la pregunta qué debo restaurar en mi vida, qué debo cambiar en ella para irla conformando cada vez más a Cristo.

Este día la Iglesia celebraba la fiesta de San Marín de Tours, y monseñor Julián dijo cómo los santos son siempre modelos que la iglesia presenta para que a imitación de ellos recorramos nuestra peregrinación hacia Dios. “Yo he peregrinado de Santiago de Compostela a Santiago de Cuba, teniendo como referente la figura del Apóstol Santiago, que vivió su vida entregado plenamente a la evangelización, hasta el martirio ofreciendo el testimonio de su sangre…; hoy más que nunca debemos anunciar la alegría del Evangelio, que no deja indiferente a nadie, que es la que da sentido a nuestra vida…; nos tenemos que sentir comprometidos, no es algo que podemos hacer o dejar de hacer, pues es inherente a nuestro compromiso cristiano, anunciar a todos el Evangelio y hacerles partícipes a todos de esa alegría y de ese gozo”, apuntaba.

“Esta Catedral restaurada es un signo, que tenemos que tener presente en la vida de cada uno de nosotros… ojalá que escuchemos la voz de Dios y que la conservemos en nuestro corazón y que sin imponer nada a nadie, pero siendo conscientes que tenemos derecho a vivir nuestra fe y a manifestarla en el acontecer de la vida”, concluyó.

Al finalizar la Eucaristía, monseñor Barrio hizo entrega a monseñor Dionisio García de un preciado don: una copia facsimilar del “Códice Calixtino”, uno de los manuscritos más famosos del mundo y la más antigua guía del Camino de Santiago, y que se conserva en la Catedral de Santiago de Compostela desde el siglo XII.

Con el Obispo viajaron los miembros de la Xunta de Galicia, Sra. María del Carmen Martínez Ínsua, Directora General de Patrimonio y el Sr. Antonio Rodríguez Miranda, secretario de Emigración, y los profesores de la Universidad de Santiago de Compostela, Dra. Fátima Diez Platas y Dr. Ing. Francisco Silva Castaño.

(Fuente: Conferencia de Obispos Católicos de Cuba (Texto: María C. López Campistrous /Foto: Luis Rosell)