En la cúspide del frontón de la Iglesia de la Agonía (Huerto de Getsemaní), aparecen unos ciervos en torno a una cruz. En clara referencia al salmo 42: “como buscan las ciervas corrientes de agua, así mi alma te busca…” Esa Fuente de salvación es la Cruz de Cristo para los cristianos. Habitualmente, a los peregrinos les impresiona profundamente Getsemaní. Enseguida dibujamos en mente y corazón a Jesús, en algún rincón de aquel olivar, padeciendo por la humanidad. Una humanidad a la que también los ciervos representan. Hombre y mujeres que miramos la cruz como fuente de salvación. El trasfondo de esa cruz es un cielo azul, abierto, en esta fotografía. Porque la resurrección significa que el amor venció.

Fray Paco