Desde el otro claustro

«Las Benedictinas de San Pelayo de Santiago de Compostela, continuamos rezando cada Hora de la Oración  de la Iglesia,  en nombre de todos vosotros: Los Sanitarios, los agentes de Seguridad, los que nos abastecen, los que limpian nuestras calles, los que informan, los que hacen la vida más agradable a los pequeños y a los ancianos…

En esta Oración queremos unirnos y estar cerca, de cuantos padecen alguna dolencia, física o espiritual, a los que sienten profundamente la soledad o la angustia, el miedo, la incertidumbre…

«Aunque un virus se corona como el dueño del mundo y nos hace palpar nuestra fragilidad», no temamos, no nos dejemos robar la esperanza, confiemos en Aquel  que dio su vida en la cruz para infundirnos la certeza de la Resurrección.

«Espera en el Señor, sé valiente, ten ánimo: espera en el Señor». (Cf. Salmo 26)»