Domingos en Blanco: ciegos

Dos pilotos ciegos entran a tientas en la cabina de un avión. Los pasajeros se miran estupefactos. “Son los mejores pilotos de la aerolínea”: la afirmación de la azafata no tranquiliza a nadie. Se inicia el despegue. La pista se va a terminar y el avión aún toca tierra. Gritos de histeria. De pronto, la aeronave eleva el vuelo. Los pasajeros se desparraman en el asiento, aliviados, ylos pilotos susurran en la cabina: “El día que no griten, nos la damos”.La fe es don, relación, luz, amor, entrega,libertad, vida eterna…

De vez en cuando, recordamos la elección que Dios hizo. Esa en la que se lo jugó todo por nosotros. Esa apuesta fuerte por los hombres y las mujeres que, adolescentes insufribles, ponen a prueba la paciencia de cualquiera. La fe revela al pueblo que Dios “muere” por un poco amistad. Se ve de otra forma.

Cuatro directores de Pixar, casi en bancarrota, almorzaron juntos en 1994.  En el restaurante, efectuaron una “lluvia de ideas” sobre las películas que querían hacer. De esa reunión informal surgieron Bichos,Monsters Inc., Buscando a Nemo y WALL-E. Esa tarde, “lanzando” ideas al aire, se encontraron con un filón en la industria del cine.

En el Bautismo, las escamas de nuestros ojos se desprendieron. Desde entonces, la luz del amor de Dios entraen las pupilas del alma. No ve el que no quiere.Los invidentes se pierden los maravillosos tapices que el Creador ha hilvanado para nuestros ojos. Sin fe deambularíamos, en cierto modo, engañados y esforzándonos en vano. Como quien, sin vista, piensa que el tambor de una lavadora o el rallador de la zanahoria le ofrecen, escrito en braille, los misterios descifrados de la vida.

Manuel Blanco
Delegado de Medios
de Comunicación Social