Don Julián se reúne con los niños y niñas y les invita a seguir a Jesús como su mejor amigo

Hoy, fiesta de San José Obrero, se celebró la séptima edición del ya tradicional Encuentro Diocesano de Niños. Se trata de una cita que el arzobispo, monseñor Julián Barrio, mantiene con numerosos chicos y chicas entre tercero y sexto de Primaria, acompañados de sus catequistas, párrocos, profesores o padres. El encuentro se inició en el Seminario de Belvís a las 11:00 horas con un primer saludo del rector del Seminario Menor, Manuel Ferreiro, y una intervención de monseñor Barrio en la que animó a los niños y niñas a participar en todas las actividades y talleres previstos desde la organización de la jornada por parte de la Delegación de Infancia y Juventud de nuestra diócesis, bajo el lema «Atrévete a ser santo».

Los más de cuatrocientos cincuenta niños que se habían inscrito para participar tuvieron la oportunidad de elegir trabajar en 14 talleres sobre distintos santos (San Juan Pablo II, Santa Teresa de Calcuta, San Juan Bosco, Santa Teresita, los pastorcitos de Fátima, por ejemplo), viendo cómo la diversidad de gracias y dones que hacen posible la santidad son un ejemplo para nuestras vidas.

El almuerzo tuvo lugar en los locales del Seminario Menor y congregó a los chicos y chicas y sus acompañantes, sumando unas quinientas personas. A su término, y antes de la Eucaristía, los niños y niñas disfrutaron de una gymkana de juegos hasta el traslado a la Iglesia de San Francisco. Allí, los estandartes de cada uno de los talleres, con la imagen de los catorce santos, fueron un elemento destacado en la procesión de inicio de la celebración litúrgica.

En su homilía, el arzobispo invitó a los chicos y chicas a buscar la alegría de la santidad, buscando no solo el cumplimiento de los mandamientos, sino el seguimiento de Jesús, como su mejor amigo. Concelebraron con el arzobispo, el obispo auxiliar, monseñor Jesús Fernández, y numerosos sacerdotes. Mientras, en los confesonarios muchos de los asistentes se acercaban a recibir el sacramento de la reconciliación.