Dziękuję, very very Dziękuję!

Hemos agotado el tiempo en Ritzina. Tocaba despedirse y comienzo de otra nueva aventura (o como D. Daniel nos decía en una de sus reflexiones: “esto es el primer plato”).

No han sido muchos días para poder compartir muchas cosas (se nos hicieron muy cortos, necesitamos más), pero estos tres días que pasamos en Ritzina han sido muy intensos emocionalmente. Las familias, aún a pesar del lenguaje (algunas no sabían inglés), permanecieron siempre atentas a lo que pudiésemos necesitar.

En este blog os hemos contado como fue el primer día en Ritzina del bus1 (recordaros todos los gallegos que participamos en la JMJ con la Conferencia Episcopal Española, CEE, estamos divididos en 3 buses y lo que os cuento a continuación son las vivencias del bus 1 que es donde una servidora que escribe este blog, viaja. Intentaré recopilar testimonios de los otros buses. os pido disculpas)

El segundo día en Ritzina ha sido maravilloso. Hemos visitado dos Palacios, uno de ellos habilitado como hospital. Tras comer hemos pasado la tarde en el lago.

Ya en nuestras casas de acogida de estos días las familias nos preguntaban no solo donde vivíamos sino también por cosas de nuestro país, estudios, iglesia, político, etc….

Os dejo con algún testimonio breve:

Otro día más con las familias en las diócesis, días en Otro día más con las familias en las diócesis, días en los que aprendemos mucho de la cultura polaca y no paramos de recibir detalles de cariño de esta gente tan acogedora. MATEO

¡Está siendo una experiencia increíble con un montón de vivencias nuevas y diferentes a lo que estamos acostumbrados, mola un cacho! ANA

Tras tres días maravillosos en Ritzina, nos tocaba viajar a Poznam y allí conocer a una nueva familia con ganas de acogernos.

www.depasxuventude.com