El apostolado de los seglares

Una catequista de Valga organizó a los jóvenes que se están preparando para  la confirmación,  para venir a Santiago y ganar el Jubileo de la Misericorida.

Vinieron a Santiago y  visitaron la Catedral, vieron los tejados, luego tuvieron una explicación de las maravillas de esta catedral y además asistieron a  una meditación y confesiones.

Al final todos se confesaron, los jóvenes y los padres. Es un ejemplo de como lo que dijo el Concilio de que toda la Iglesia es misionera y de que  los laicos están llamados por Cristo para extender el Reino de Dios. Se confirma con este ejemplo.
Es de esperar que no todo quede  ahí, en un fogonazo de entusiasmo,  pues  se trata de vivir una vida cristiana y de ser fermento en la sociedad que nos rodea.

Fuente: parroquiadesancayetano.blogspot.com.es