El arzobispo asistió en Madrid a la inauguración de la exposición sobre el Maestro Mateo

El arzobispo de Santiago de Compostela, monseñor Julián Barrio, asistió ayer en el edificio Villanueva, del madrileño Museo del Prado, a la inauguración de la muestra monográfica sobre el Maestro Mateo, una cita en la que también estuvo presente el deán de la Catedral, Segundo Pérez López, así como el responsable de la Fundación Catedral, Daniel Lorenzo. Entre las autoridades civiles que se dieron cita en la pinacoteca madrileña estaban la presidenta del Congreso, Ana Pastor; el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo; el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo; el alcalde de Compostela, Martiño Noriega; el presidente del Consejo de Estado, José Manuel Romay Becaría; y representantes de las tres instituciones que organizaron la exposición: la Real Academia Galega de Belas Artes, la Fundación Catedral de Santiago y el Museo de Prado.

Esta exposición ha conseguido reunir de forma excepcional una selección de catorce de las piezas que fueron retiradas de su emplazamiento original –la fachada occidental y el coro de la catedral- y que se conservan en el propio museo de la basílica jacobea y en distintas instituciones y colecciones particulares. Entre ellas destacan las esculturas de David y Salomón, recientemente restauradas, y una estatua-columna masculina con cartela que ha sido descubierta el pasado mes de octubre en el interior de la torre sur de la catedral y que ha supuesto un avance extraordinario en el

Esta exposición reúne las nueve esculturas conocidas que se conservan de la desaparecida fachada exterior del Pórtico de la Gloria, incluida la recientemente descubierta; otros elementos que también formaron parte de ella como un rosetón y dos dovelas; y piezas clave para entender el coro pétreo, como San Mateo y Caballos del cortejo de los Reyes Magos, que hasta el siglo XVII ocupó los primeros tramos de la nave mayor catedralicia. Un  total de catorce piezas, algunas de las cuales vuelven a reunirse después de casi quinientos años, que por primera vez salen de sus ubicaciones habituales para mostrar en el Prado un relato nuevo y completo del trabajo del Maestro Mateo y su taller durante más de cuatro décadas en la catedral compostelana, período durante el cual el templo fue sometido a una profunda transformación artística y teológica.

 

Foto: xunta.es