El arzobispo de Santiago, Julián Barrio, inaugura la Casa Cultural de Manganeses

  • Al evento han acudido representantes locales, provinciales y autonómicos, que han agradecido a la familia donante y a UPL su colaboración para la apertura del local

Manganeses de la Polvorosa ha estrenado ayer su Casa de la Cultura, ubicada en el centro de la localidad. El encargado de realizar su inauguración ha sido el arzobispo de Santiago de Compostela, Julián Barrio Barrio, natural de Manganeses e «hijo ilustre del municipio», como ha sido presentado por el alcalde de la localidad, Antonio Ferrero.

Ante la atención de cientos devecinos y visitantes que se han acercado hasta el lugar el arzobispo ha destacado que el nuevo local «contribuye a no comernos el pan de la memoria y a tener siempre muy fresco el pan reciente de cada día, de tantas aportaciones que los vecinos han generado en su historia y han contibuido a su riqueza cultural». Barrio ha señalado que la cultura es relevante porque «es el mecanismo que nos lleva a realizarnos personalmente» y «una ventana abierta hacia el futuro«.

El prelado ha afirmado que se siente «muy orgulloso de ser de Manganeses y tener sus habitantes por vecinos. Para él, la cultura es de todos y todo el mundo ha de ser responsable de favorecerla, conservando «lo que hemos recibido y potenciandolo pensando en los que vienen detrás de nosotros». «Estos niños que nos acompañan hoy se sentirán legatarios de lo que nosotros podamos ofrecerles. Un pueblo culto siempre tiene un horizonte abierto y esto es lo que yo he visto en Manganeses». Barrio ha recordado a modo de metáfora un dicho de los peregrinos que se acercan periódicamente a Santiago de Compostela «mirar siempre hacia delante y hacia arriba recordando lo pasado«.

Junto al arzobispo han acudido al lugar representantes locales, provinciales y autonómicos. La presentación del prelado ha corrido a cargo del actual alcalde de Manganeses, Antonio Ferrero, quien ha insistido en que «la Casa de la Cultura la gestionará la Asociación Cultural Polvoraria, aunque nosotros desde el Ayuntamiento les apoyaremos en sus iniciativas». El primer edil local ha querido remarcar su agradecimiento a otro de los presentes, el procurador de las Cortes de Castilla y León de Unión del Pueblo Leonés, Luis Mariano Santos, «por propiciar la dotación económica de 90.000 euros que ha necesitado el proyecto de la Casa de Cultura».

Junto al procurador de UPL han estado presentes también su hómologo socialista, Jose Ignacio Martín Benito y el diputado popular Juan Dúo Torrado.

Los alcaldes de la zona han querido también apoyar la iniciativa. Algunos de los presentes han sido el primer edil de Santa Cristina de la Polvorosa, Salvador Domínguez y la primera teniente de alcalde de Benavente, Sandra Veleda. La Asociacion Cultural Polvoraria, que será la encargada de gestionar a partir de ahora el centro, ha pedido a través de una de sus representantes «la colaboración de los vecinos y el apoyo propicio de los representantes para fomentar el diálogo con asociaciones y que facilitar así las actividades culturales en el mundo rural, que siempre está carente de medios».

Las actividades que albergará este centro serán variadas, tal y como ha asegurado el alcalde del municipio, Antonio Ferrero, a este periódico. «Habrá reuniones didácticas. Tenemos en Manganeses gente joven muy brillante y queremos desarrollar con ellos y para ellos actividades culturales como e teatro, que unan a este pueblo, que a veces está alejado, con otros pueblos vecinos».

La Casa de la Cultura ha sido construida sobre una antigua casona privada donada al Ayuntamiento. «Queremos agradecer desde el consistorio la donación hecha por una familia del municipio», ha subrayado el alcalde. La inclusión de una partida presupuestaria de 90.000 euros que ha permitido la rehabilitación del espacio como centro cultural ha sido impulsada por el concejal de UPL, Luis Alberto Blanco y el representante de su partido en las Cortes de Castilla y León, Luis Mariano Santos.

Tras la celebración del evento los asistentes han tenido la oportunidad de tomar un refrigerio con vino español en uno de los locales hosteleros del municipio, donde se han servido tortillas de patata, embutidos y varios refrescos.

Fuente: La Opinión de Zamora