Durante los últimos años, los intereses comerciales han transformado radicalmente el significado de la la antigua costumbre anglosajona de Halloween, (“All hallow’s eve”), palabra proveniente del inglés antiguo y que significa “víspera de todos los santos”. Ha pasado de ser una fiesta con un sentido estrictamente religioso a convertirse en la celebración de la noche del terror, de las brujas y los fantasmas.

Te invitamos a recuperar el verdadero sentido de la noche del 31 de octubre, víspera de la Fiesta de Todos los Santos, para que se convierta en la noche de Holywins (“la santidad vence”), y festejar así con niños y jóvenes la llamada universal de todo cristiano a la santidad.

Te presentamos algunas iniciativas que pueden realizarse en familia, en comunidad, en la parroquia y en la catequesis:

 

Fuente: Delegación de catequesis de Santiago de Compostela