Encuentro de voluntarios de las Cáritas de A Coruña

Presentada la nueva directora de Cáritas y agradecimiento a Iglesias Martelo

Con la finalidad de analizar el trabajo desarrollado, los programas puestos en marcha y los proyectos para los próximos meses, agentes y voluntarios de las Cáritas de A Coruña participaron en el encuentro anual. La reunión de confraternidad estuvo presidida por Jesús García Vázquez, delegado episcopal de Cáritas Diocesana de Santiago de Compostela, y sirvió para presentar de manera oficial a la nueva directora de Cáritas Interparroquial de A Coruña, Pilar Farjas Abadía.

En dependencias del Hogar de Santa Margarita se reunieron más de un centenar de personas que después de la acogida participaron en la oración dirigida por el consiliario Ramón Antelo.

El trabajo desarrollado

En una mesa redonda se analizó el trabajo que se lleva a cabo en dos entidades dependientes de Cáritas Diocesana, el programa Vagalume , y la empresa de reciclado textil, Arroupa. Asimismo la mesa de debate sirvió para que se presentasen las líneas de actuación de la Cáritas Interparroquial con la incorporación del nuevo equipo directivo.

Lourdes Pazo, técnico del Programa Diocesano Vagalume, di cuenta de la situación de la prostitución en España y reflexionó sobre los múltiples motivos y situaciones que pasan las mujeres que ejercen la prostitución y la situación grave de exclusión y aislamiento en la que viven. Se encargó de presentar las acciones que se realizan desde Vagalume: sensibilización a la comunidad; trabajo de calle visitando locales de prostitución para acercar el programa a las mujeres; la atención directa que se realiza en Santiago de Compostela; Centro de día; asesoramiento jurídico, y atención psicosocial, y psicofamiliar (tanto para las mujeres como como para sus hijos).

Por su parte Belén Rodríguez técnico de Arroupa explicó que el objetivo último que persiguen esta empresa de reciclado textil es la incorporación al mercado laboral de personas en riesgo o situación de exclusión social proporcionándoles un trabajo remunerado y la formación y acompañamiento necesarios para la mejora de sus condiciones de empleabilidad, facilitándoles así el acceso al mercado laboral ordinario.

Dio cuenta de cómo surgió esta empresa de inserción laboral creada por Cáritas Diocesana de Santiago de Compostela, que cuenta con 18 personas contratadas de las cuales el 83% eran personas en exclusión.

Líneas de actuación

La nueva directora de Cáritas Interparroquial de A Coruña, Pilar Farjas Abadía, que fue presentada por el director diocesano, comenzó su intervención agradeciendo a la directiva anterior “el esfuerzo y gran trabajo realizado”, y en especial a su antecesor Vicente Iglesias Martelo.

Farjas Abadía al presentar las líneas de acción que pretende llevar a cabo, se refirió de forma directa a reforzar la presencia e identidad cristiana de la acción social de la Iglesia en el ámbito territorial de A Coruña. Considera de gran importancia identificar las necesidades de los grupos excluidos o en riesgo de exclusión social más importantes de la ciudad y entorno, así como reforzar a la familia como unidad de intervención.

La directora de la Interparroquial habló de la necesidad de aumentar la Comunicación Cristiana de Bienes entre las Cáritas de A Coruña, así como optimizar y aumentar la eficiencia para disponer de más recursos para atender a las necesidades de las personas. Propone establecer criterios comunes de actuación para mejorar la atención a los usuarios de los distintos servicios que se prestan. Insistió, finalmente, en que es necesario orientar toda la acción social hacia la inclusión: formar y dar herramientas a las personas para que puedan salir de la exclusión o del riesgo de exclusión social.

Iglesias Martelo

Delegado episcopal y director diocesano, tuvieron palabras de agradecimiento para Vicente Iglesias Martelo que durante 9 años desempeño el cargo de director de Cáritas Interparroquial de A Coruña y le hicieron entrega de un recuerdo institucional y un pergamino que contenía el agradecimiento de monseñor Julián Barrio, arzobispo de Santiago.

La Eucaristía fue presidida Jesús García Vázquez, delegado episcopal que agradeció el trabajo que realizan agentes, voluntarios y técnicos. a favor de los más necesitados.La jornada finalizó con un una comida de confraternidad.