Felicitamos a la Familia Oblata, con presencia en nuestra diócesis. Agradecemos al Señor su carisma de seguimiento a Jesús, al lado de las mujeres inmersas en contextos de prostitución para acompañarlas, recuperar su dignidad y conducirlas por sendas de redención y liberación. Las encomendamos en este día