Formación para personas en riesgo de exclusión social

El curso iniciado en Santiago y dirigido a personas en riesgo de exclusión social, busca la formación de los participantes de cara a la empresa de inserción laboral en el sector textil, dependiente de Cáritas Diocesana de Santiago de Compostela.

La iniciativa persigue proporcionarles la formación y acompañamiento necesarios para la mejora de sus condiciones de empleabilidad y facilitarles el acceso al mercado laboral ordinario, pasos previos a disponer de un trabajo remunerado, como les recordó el director diocesano de la institución, José Anuncio Mouriño Raño.

La formación que se les imparte se centra en los siguientes aspectos: Servicios medioambientales; recogida de residuos, clasificación y tratamiento, y educación ambiental; productos solidarios y comercio justo; servicios de higienización y lavandería  de residuo textil reutilizable; comercialización al por menor en tiendas de ropa de segunda mano y restos de stocks; gestión de la entrega social de ropa, y proyectos formativos y de orientación e intermediación laboral.

La acción formativa, en la que participan 17 alumnos, consta de 150 horas que se prolongarán hasta el día 1 de agosto. Los módulos incluidos en dicho curso están dirigidos a la identificación y potencialización de las capacidades de los alumnos de cara a la contratación laboral, así como la formación específica de las capacidades técnicas de la actividad a desarrollar: Competencias transversales, personales, sociales y laborales básicas; búsqueda de empleo; alfabetización digital; riesgos laborales; atención al cliente y comunicación externa; competencias técnicas y sensibilización medioambiental.

El proceso de selección de los candidatos partió de la acreditación de la situación en exclusión social de los beneficiarios, donde fueron evaluadas  59 personas. De entre todos los que constataron esta situación se procedió a la fase de entrevistas personales a 46 candidatos priorizando en función de la gravedad de la situación personal, de la existencia de cargas familiares, de la falta de apoyo familiar o del entorno cercano, de la dificultad de empleabilidad en el mercado laboral ordinario y de la posibilidad de aprovechamiento real de la formación y posterior incorporación como trabajador de la empresa.