Gesto público para reclamar un trabajo decente

El arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio, presidirá mañana viernes día 7 de octubre a partir de las 19:30 horas en la iglesia de las Ánima, los actos cívicos y gesto público para reclamar un Trabajo Decente. La organización de la jornada corre a cargo de Cáritas Diocesana de Santiago de Compostela que de este modo se suma a la campaña promovida por una serie de movimientos y organizaciones de la Iglesia que defienden el Trabajo Decente.

Trabajo precario

Una jornada que tiene su germen en la declaración “Iglesia unida por el trabajo decente” con la finalidad de poner en el centro a la persona, rompiendo la actual lógica de pensar y organizar el trabajo desde lo económico y los intereses de unos pocos. Al mismo tiempo se insiste en promover y crear un entorno propicio para el trabajo decente: “No podemos dejar sin respuesta el sufrimiento humano resultante tanto de  estructuras injustas  como de formas de trabajo precario o mal remunerado, del tráfico de seres humanos y de trabajo forzado, de varias formas de desempleo juvenil y de migración forzada”.

Los actos previstos en esta iniciativa tendrán como marco el atrio de la iglesia de las Ánimas donde a partir de las siete y media de la tarde los participantes en la jornada cívica, y como gesto público, elaborarán un mural para reclamar un trabajo decente, así como la lectura del manifiesto con motivo de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente. En el interior del templo se celebrará la Eucaristía que presidirá monseñor Julián Barrio, arzobispo de Santiago.

Víctima de la exclusión

El papa Francisco al convocar este encuentro recuerda que es necesario reafirmar que el trabajo es una realidad esencial para la sociedad, para las familias y para los individuos y que su principal valor es “el bien de la persona humana, ya que la realiza como tal, con sus actitudes y sus capacidades intelectuales, creativas y manuales”. Considera también que “cualquier persona sin empleo o subempleada corre, de hecho, el peligro de que la sitúen al margen de la sociedad y convertirse así en una víctima de la exclusión”.