Grande Obra de Atocha

El martes 30 de agosto, como es tradicional, hay fiesta en la casa de Don Baltasar Pardal, la casa de los niños y de los pobres, como él solía llamarla. Y es que el 30 de agosto de 1923 se inauguraba La Grande Obra de Atocha.

«La  educación es  la  más noble de las empresas y el mejor bien que se puede hacer al  hombre», decía  Don Baltasar.   A esta labor se entregan con entusiasmo y total  compromiso  las  Hijas de la Natividad de María, el instituto secular que él fundó para asegurar y potenciar los fines de la institución.

En el transcurso de la misa que  se celebrará  a partir de las 12:00 horas en el  salón-capilla del colegio, Yazzmina Aguilar Herbas emitirá sus votos perpetuos; Rosina Carril y Marina Seoane Porto celebrarán las bodas de oro de los suyos; María Elena Cambeiro Moledo las bodas de plata (Olga Aquino Barreto lo hará en Uruguay).  Ese día María Edilia Zambrano (en Venezuela), María Pilar Soto Rilo y Alba Felicita García Fernández celebran bodas de oro de sus primeros votos. Y Rosa Angélica Fernández Nava celebra las bodas de plata de sus primeros votos.

Recemos por todas ellas; y pidamos al Señor que bendiga a las Hijas de la Natividad de María con nuevas, abundantes y fecundas vocaciones que sirvan para llevar adelante el proyecto que el vene- rable Baltasar Pardal puso en marcha hace ya casi un siglo.

Fuente: Pobo de Deus Nº 776