Hasta la locura

¿Cuántas veces te hemos negado, Jesús? ¿Cuántas veces nos has llamado y estábamos sordos? ¿Cuántas veces te nos has mostrado y estábamos ciegos? ¿Cuántas veces te hemos crucificado con nuestros pecados?  Y aun así nos invitas a seguir adelante, detrás de Ti, contigo. A entregarte lo que somos y tenemos, contigo, por la redención del mundo. Y solo hay una respuesta que podemos darte: ¡Te amamos, Señor, ya no hay dudas en nuestro corazón! Por todas esas veces que te hemos negado, hoy queremos darnos a Ti, sin reservas, hasta el final.

Pablo MartínezHasta la locura  https://youtu.be/8Tm744_jKZw

Elena Fernández Andrés · https://twitter.com/poverellacm

Jesús es clavado en la cruz +

“Llegados al lugar llamado Calvario, le crucificaron allí a él y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda» (Lc 23, 33). Ya nos hemos acostumbrado: los clavos, el martillo, la cruz, Jesús tendido sobre ella… Pero la realidad era horrible. Era el suplicio de los esclavos, de los bandidos. Y a este suplicio fue condenado Jesús. Los evangelistas emplean pocas palabras. He ahí, plantado en medio de nuestra tierra desolada, el árbol con su increíble fruto. Dios es omnipotencia, pero en el Calvario es también omnidebilidad.

ACTUALIDAD

Los enfermos de Coronavirus clavados a una cama en las UCIS. Los enfermos crónicos atados a una máquina. Todos los que sufren sin ver sentido al dolor y sin remedio. Los pueblos que pasan hambre, que carecen de lo más necesario para una vida digna. Los esclavos del siglo XXI que todavía son mercancía para otros.

TÚ, YO, NOSOTROS

Nuestras faltas de justicia. Nuestra mentalidad de privilegio y nuestro miedo a comprometernos en favor de los oprimidos. La vanidad, rivalidad, búsqueda de prestigio que vivimos también dentro de la Iglesia: parroquias, comunidades… Todo lo que nos aleja poco a poco de la radicalidad del Evangelio y de nuestro Jesús crucificado.

Señor Jesús, dame el coraje de orientarlo todo hacia la locura de la Cruz. Clávame a la Cruz de la pobreza, del ocultamiento, de la debilidad. Dame ojos para verte en la Cruz de verdad, en la que te clavaron a Ti.

Montse de Javier · Comunidade Caná