Inteligencia, bondad, gratitud

Creo interpretar el sentir de los compañeros sacerdotes del arciprestazgo que hemos compartido estos pocos años con D. DAVID MOHEDANO  que acaba de ser nombrado Cura Párroco de STA. MARIA DEL PUERTO de MARÍN.

Así a buena pluma -porque acaba de llamarme a las diez de la noche por ver si procede publicar ANCORA-CONTIGO en el nuevo año- quiero expresar con tres palabras que me salen del corazón lo que he vivido y admirado desde el primer momento en que nos conocimos y sintonizamos a pesar de la diferencia de edad, visión pastoral y vivencia.

En primer lugar la INTELIGENCIA que como rezamos en el Salmo: “DANOS SEÑOR UN CORAZÓN SENSATO PARA ADQUIRIR SABIDURÍA” y poder acompañar y dirigir esta Comunidad de Aguiño y más tarde también Oleiros que le fueron confiadas.

La inteligencia de un sacerdote prudente de sólida formación y valiente, con buen humor para afron- tar las situaciones no siempre fáciles, buscando
lo mas conveniente -aunque no a gusto de todos- para el bien de la Iglesia.

La segunda palabra : BONDAD … Recuerdo haberle escuchado en una ocasión la homilía del Salmo: EL SEÑOR ES MI PASTOR…” Este fue su estilo pastoral, la misericordia y comprensión que siempre tuvo como objetivo “a pesar de los pesares”. En su breve estancia en Aguiño la Catequesis infantil y juventud, Cáritas, la participación en la Eucaristía y otras muchas actividades parroquia- les se vierón notablemente renovadas, porque los años que iban a ser dos, según me había dicho el SR. Arzobispo y luego se prorrogaron hasta siete, los Sacerdotes encargados apenas podíamos hacer lo indespensable.

La tercera y última palabra : GRATITUD.  Es el regalo que siempre me ofreció particularmente en los momentos por ejemplo de la enfermedad  y muerte de nuestro hermano Manuel.

Gratitud por su sincera amistad y comprensión a pesar de nuestras diferencias dados los momentos distintos de nuestra formación sacerdotal. Gratitud, virtud que no abunda en el mundo y que tanto va- loramos nos la regalan aunque no sepamos recom- pensarla.

Querido D. David te deseo todo lo mejor en tu nuevo destino en Marín, donde precisamente yo inicié mi vida sacerdotal como Coadjutor, allí me llamaban Capellán , hace ya muchos años, pero todavía tengo un cachito del corazón, porque allí nació CONTIGO, conmigo, este boletín que sigue vivo.

Y como no, mi cordial saludo de BIENVENIDA a D. CARLOS JULIO CARDENAS el nuevo Párroco de AGUIÑO, OLEIROS y Capellán del Hospital Barbanza, deseándole lo mejor y recordándole lo que el Papa S. JUAN PABLO II repetía: NO TENGÁIS MIEDO…ABRID LAS PUERTAS AL SEÑOR

Cesáreo Canabal, párroco de Ribeira
Foto: Antonio Parada
Artículo publicado en el Nº Áncora contigo