Intervención del Padre Justo, Misionero de la Santísima Eucaristía sobre el proyecto de establecer un lugar en la diócesis para la Adoración Permanente

Acaba de dar inicio la misión para establecer la adoración eucarística perpetua, es decir día y noche y todos los días del año, en la Capilla de las Clarisas de la ciudad vieja.

La peculiaridad de esta iniciativa, ya arraigada en el mundo y también aquí en España, reside en que quienes participan son fieles seglares. Son ellos quienes mantienen los turnos de una hora semanal, que se van sucediendo hora tras hora, y también quienes —mediante una organización funcional de coordinadores— se encargan que siempre haya al menos una persona adorando ante el Santísimo Sacramento.

Por medio de la adoración perpetua Dios es adorado en cada instante del día y de la noche y las personas todas, no sólo quienes harán realidad el proyecto, podrán encontrarse con el Señor cuando y cuanto lo deseen. Adoradores que se suceden día y noche ofrecen un gran testimonio de fe, un testimonio que ayuda e interpela al mundo, atrae a aquellos que están en la búsqueda de Dios y llama la atención a quien está lejos del Señor para que se acerque a Él.

De este modo también Cristo estará concretamente en el centro de sus vidas y se dará respuesta al insistente llamado de los últimos Papas: abrir las puertas al Señor. Grandes son las gracias y frutos que derivan de tener en una ciudad un lugar como ese. Esta será la primera capilla de adoración perpetua en Galicia y la 46ª en España. Para detallada información y para apuntarse con una hora semanal, llamar al 609 37 09 09.