El sacerdote José Carlos Alonso Seoane jugaba con cierta ventaja. Cuando al explotar la pandemia muchos párrocos tuvieron que “estudiar” las posibilidades de las nuevas tecnologías, el pátter Alonso ya se movía como pez en el agua en redes sociales aunque reconoce que con el canal de Youtube tuvo que ponerse al día.Porque siempre creyó en las nuevas tecnologías como herramienta al servicio de la Palabra de Dios.

Misas por internet

Y esto lo ratifica en sus convicciones:”La mayoría de de los curas están retransmitiendo sus misas por Facebook o Youtube y la gente asiste.Se cerró una puerta y se abrió una ventana. Es cierto que no es lo mismo, pero yo cada día celebro misa para que quien quiera, pueda asistir”.

Y en muchos casos “la gente tiene hambre de Dios y te busca”. Además de que “quiere ser escuchada, y se une a tus oraciones, y eso ayuda a crecer por dentro”.

Entrevista con José Carlos Alonso a partir del minuto 33

Colaboración ciudadana con Cáritas

Alonso asegura que “podemos estar confinados pero la Iglesia nunca está paralizada”. Reconoce que la crisis sanitaria también ha impactado y entre las restricciones y el miedo “el desafecto hacia la Iglesia se aceleró un poco”.

Pero también valora la importante generosidad de los ciudadanos expresada a través de Cáritas.La ayuda social es imprescindible, considera Alonso, en épocas de fallecimientos y enfermedades pero también de paro y de ertes.

Limpiar el pesebre de nuestro corazón

Un tiempo que ha servido para la reflexión:”La gente hizo limpieza de armarios, pero en este tiempo también pensó.Cuando pasa lo vano, empezamos a pensar en lo importante. Y tuvimos tiempo para limpiar el pesebre de nuestro corazón”.

 

Fuente: www.adiantegalicia.es