La Asamblea de Cáritas rindió homenaje a 56 agentes

La Asamblea General de Cáritas Diocesana de Santiago de Compostela, reunida en el colegio La Salle y presidida por monseñor Julián Barrio, arzobispo de Santiago, rindió homenaje a 56 agentes (voluntarios y técnicos) que llevan más de 25 años de servicio en la institución. El encuentro, en el que participaron cerca de cuatrocientos representantes  de las Cáritas de toda la diócesis, sirvió también para  presentar los informes y balances de administración, gestión y realizaciones previstas de la entidad a lo largo de los dos últimos años y los que se llevarán a cabo en un futuro inmediato.

Homenaje: 1.300 años de servicio

La Asamblea General es el organismo que estatutariamente se reúne cada dos años, con  la finalidad de informar del trabajo desarrollado durante este tiempo y los planes de futuro de la institución.

La programación se inició con el homenaje que se le rindió a 56 agentes de Cáritas (voluntarios y técnicos), que llevan  más  25 años de servicio en la entidad. El cálculo aproximado de años de trabajo de todas estas personas supera los 1.300. Las referencias más antiguas de que se disponen en los archivos de Cáritas datan del año 1979.

En su intervención monseñor Barrio agradeció a todas estas personas el esfuerzo realizado a favor de las personas que más lo necesitan. “No se cansen nunca, siempre se puede hacer algo más a favor de todas esas personas que nos demandan nuestra ayuda”.

Agradeció el trabajo llevado a cabo por parte de tantas personas a lo largo de estos 50 años. Inició este agradecimiento con el cardenal Quiroga Palacios “que fue el que puso en marcha a Cáritas Diocesana de Santiago de Compostela”.

Seguidamente monseñor Barrio y el delegado episcopal, García Vázquez, fueron entregando uno a uno a los galardonados el pergamino y un obsequio para agradecerles su labor de tanto servicio a favor de los últimos de la sociedad.

Informe económico

Una vez que la secretaria general, Gema Garrido Castromán, presentó el acta de la Asamblea anterior, que fue aprobada, el administrador, Manuel Varela de Limia Neira, dio cuenta del informe económico de estos dos últimos años.

Comenzó señalando que Cáritas había realizado durante estos dos años un cambio estructural, “en lo que a la formalización de su área de administración se refiere”. Indicó que este trabajo se lleva a cabo buscando siempre la transparencia “para mostrar la procedencia de los recursos obtenidos, así como el uso que se da a los mismos y el compromiso que se ha adquirido para continuar en este línea”. En tal sentido mencionó que Cáritas “es una entidad  totalmente solvente a corto plazo”.
Sobre los recursos comentó que procedían de fondos propios y financiación ajena, “que recibe a través de terceros, fundamentalmente en concepto de subvenciones, donaciones y legados, sin necesidad actual de recurrir a préstamos financieros que implicarían mayores gastos”. Durante estos dos años, matizó, Cáritas gracias a los recursos propios obtenidos a través de particulares, como son los socios y las donaciones privadas “garantizó la independencia económica”•

En estos dos años -2013 y 2014-, la institución obtuvo resultados positivos que se aplicaron a dotaciones para el Fondo de Comunicación Cristiana de Bienes y a la Cooperación Internacional.

La cuantificación del informe económico se refleja en los siguientes datos: Las ayudas representaron el 47% sobre el total de los gastos; los gastos de personal se redujeron un 6%; el gasto total se incrementó un 13% con respeto a los dos años anteriores, “debido fundamentalmente por la mayor respuesta a emergencias ocasionadas por las tensiones sociales de la crisis”. Los ingresos más significativos se refieren a socios, aportaciones, colaboraciones, donativos y colectas. Las subvenciones aumentaron un  42%, pero se debe hacer constar que las procedentes de las administraciones (central, autonómica, provinciales y locales), descendieron un 26%, frente el aumento  del 66% por parte de las que proceden del IRPF.

El administrador señaló finalmente que las cuentas de los ejercicios 2013 y 2014 fueron revisadas por la entidad Auditores Asociados de Galicia, “emitiendo una opinión favorable sobre las mismas”.

Director diocesano

El director diocesano, José Anuncio Mouriño Rañó, al presentar su gestión recordó que el informe “pretende ser o reflexo da acción caritativa-social da Igrexa na Arquidiocese de Santiago de Compostela”. Insistiendo en que “trata de ser un estímulo para o noso traballo cotián, cos preferidos do Pai, e tamén un punto de reflexión sobre aquilo que deberíamos ter  feito e non fixemos , ou, por aquilo que quedou a medio facer”.

Insistió en que el momento económico no era bueno y dirigiéndose a los agentes de Cáritas “ sabedes  mellor que ninguén que a xente o está a pasar moi mal, que o paro  segue cronificándose, que as familias seguen tendo moitísimas dificultades para poder vivir con una mínima dignidade, cada vez  estamos atendendo a máis persoas sen fogar, etc., pero estou convencido , e así volo quero transmitir, que coa axuda do Noso Pai e a de todos os axentes  de Cáritas, lograremos cumprir noso obxetivo, que no é outro, que dar un raio de esperanza, mitigar todo o posible os sufrimentos das mulleres e homes  que están sufrindo nás súas carnes a virulencia da crise”.

En estos dos años Cáritas tuvo que hacer grandes esfuerzos para no sentirse desbordada, “con constancia, ilusión e compromiso, lograstes dar una  resposta ás solicitudes de axuda que recibimos”. Corroboró que “a parte máis importante desta familia sodes os voluntarios e técnicos, que puxestes o mellor de vós mesmos ao servizo dos irmáns máis necesitados”.

Pasó revisión a una serie de hechos que fueron los más relevantes en este período:

-Consolidación de la contabilidad diocesana
-Las revisiones de las cuentas anuales por la empresa de auditores fueron  plenamente satisfactorias.
-La Escuela de Formación del Voluntariado
-Con el trabajo y esfuerzo del Equipo de Animación Comunitaria se han constituido 35 nuevas Cáritas Parroquiales
-El número de voluntarios se incrementó en 767 personas.
-Entrada en funcionamiento del Sillón Solidario en temas de odontología
-Constitución de la Fundación Cáritas Diocesana de Santiago de Compostela
-Creación de ARROUPA para desarrollar su actividad en el sector textil.
-Disposición de trasladar el Centro Vieiro para el proyecto Carretas.
-Aprobación del Plan Estratégico
-Convenio Colectivo Estatal de Acción e Intervención Social

Finalizó recordando que pasada la página de estos dos años “abrimos unha nova con renovada esperanza, optimismo e ilusión de poder levar un raio de luz a esas persoas que a crese segue  golpeando con moita crudeza”.

Con la presentación de una amplia  colección de fotografías de acontecimientos ocurridos en estos 50 años, y la proyección de un vídeo en el que participaron voluntarios y técnicos de Cáritas, para recordar que las puertas de la institución están siempre abiertas, concluyó la Asamblea.