La Diócesis está presente en LifeTeen Barcelona

Este fin de semana tiene lugar en Barcelona un Encuentro de formación y propuesta de Life Teen en la vida de una parroquia. De Galicia hemos venido 9 catequistas con ganas de llevar mucha vida a casa.

SESION 01.

Randy Raus, Presidente de LT, nos presentó LifeTeen, qué es, como nació y para qué nació.

LifeTeen es una propuesta de catequesis y celebración de la fe para acercar a Cristo a los jóvenes, para dinamizar la atención parroquial a nuestros jóvenes, a los que vienen y sobre todo a los que no vienen a la parroquia. Los jóvenes son una prioridad para la Iglesia, tal como expresa a menudo el Papa Francisco. Pero, al igual que nos aconsejan al subir a un avión, antes de dar oxígeno a los menores debemos, los adultos, ponernos el oxígeno, pues no podemos dar la vida que no tenemos nosotros. Si nosotros no respiramos, no VIVIMOS la fe, no podemos esperar que los jóvenes vengan para ser recibidos en su parroquia.

LifeTeen, antes que un método de catequesis, propone la renovación de los catequistas, como primer paso para que la Iglesia salga hacia los marginados, hacia los que no vienen, hacia los que no conocen a Cristo. Cuando una parroquia no tiene jóvenes, lo primero que hay que hacer es reconstruir la Iglesia, tal como Cristo pidió a Francisco. Hay mucho joven perdido, herido, en familias o situaciones sociales que hieren.

LifeTeen vendrá a aportar recursos a quienes trabajan con jóvenes para que dediquen menos tiempo a preparar y más a estar con los jóvenes. Para que un joven se acerque a la parroquia, debes acercar la parroquia a los jóvenes, esto es, estar con ellos. Y ningún lugar es mejor que la Eucaristía.

Catequesis 02.

Steve Allgeyer nos regaló una catequesis magnífica para situarnos ante Dios, para ayudarnos a descubrir por qué estamos hoy en Barcelona: Making a mess.

Dios nos ama, Nos conoce de modo individual, Desde q nacimos. Desde nacemos el Señor está creándonos, somos maravillosos. Nuestra misión es ayudar a los jóvenes a sentir el impacto de conocer a Cristo, de saber que Dios les ama y les ha creado.

Del mismo modo que un niño llega a casa manchado y mamá le acoge, y le limpia del barro. Podrá hacerlo mejor o peor pero su amor es indiscutible y una madre siempre logrará que su hijo salga adelante. Así nosotros, podemos ser un desastre, tener un desastre de jóvenes pero Dios hará su obra. Todos queremos que nuestra vida, nuestro proyecto sea perfecto pero vemos que todo sigue siendo un desastre; no es fácil trabajar, suele ser un desastre, los jóvenes van y vienen.

La clave de nuestra vida y nuestro trabajo no es que haya más o menos jóvenes, aunque no viniera ninguno, éste no es el problema; Lo importante es tu corazón, Dios quiere tu corazón, también los jóvenes quieren tu cariño, estén o no en tu parroquia.

Cuando yo no soy perfecto siento vergüenza, pero trabajando con jóvenes nunca serás perfecto. Siempre me pregunto: “¿Cómo puedo decirle a los jóvenes que no pequen si yo soy un pecador?”. Mira al hijo prodigo, está fallando, pero Dios le quiere. Esas manos sucias serán cogidas x la mano del Señor si tú le tiendes la mano.
Ante quienes nos juzguen, Cristo vendrá y dirá: ´Quién de vosotros esté sin pecado tire la primera piedra`. Lo único que tenemos todos nosotros en común es el pecado. Pero Cristo me tiende la mano; aunque todos quieran matarte a pedradas, las piedras irán cayendo al suelo.

JESÚS ES SALVADOR. Los jóvenes necesitan escuchar esto, Que Dios perdona siempre. Es fácil decir ‘Mira cuánto trabajo y no tienen jóvenes’. O Yo mismo preguntarme: ¿Por que el Señor no hace ya un milagro y me llena la parroquia?; todos queremos ver al momento sus milagros

Si tú le preguntas esto a Jesús, Jesús te dirá: Si te quejas de que no te escuchan los jóvenes, mira lo que me hicieron a mí otros jóvenes (foto de sus manos llagadas atadas a la columna).
Jesús conoce tu mismo dolor, y tu misma queja; El vino a hablar a los jóvenes de su tiempo, y éstos le crucificaron. Jesús quería amar, perdonar, sanar, pero no le escucharon tampoco aquellos jóvenes (Foto de la mano clavada a la Cruz).
Cristo quería sanar y le han clavado en la Cruz.

Jesús podría haber hecho milagros para manifestar su poder que no llevó a cabo sino por medio de las manos de aquellos que sentían no poder hacer nada. Cristo deja a Juan bautizar, cada uno tiene su misión.

Los apóstoles se quejaban de que no había pan para 5000 hombres. Y Jesús hizo el milagro partiendo de un niño que ofreció 5 panes. Ese niño, débil y pequeño, pudo con la fuerza de Jesús dar de comer a 5mil. Dale al Señor tu pobreza, tus cinco panes, tu poco tiempo, y el señor hará lo q quiera cuando El quiera, no pierdas tiempo en quejarte.

El Señor podía haber hecho el milagro del agua antes de que se acabara el vino, pero no lo hizo sino a través de aquellos trabajadores anónimos y sin ahorrarle a los novios el disgusto.

Jesús necesita nuestras manos, la iglesia somos esas manos q el señor necesita para sus milagros, como el de aquellos hombres locos que levantan un tejado para llevar a un joven amigo a Jesús, hacen todo para ayudar a su amigo, para llevarlo a Jesús.

Esto se nos pide hacer con los jóvenes, ser locos para llevarlos a Jesús, vamos a hacer locuras pq conocemos a Jesús y queremos q los jóvenes lo conozcan,

Si Jesús está en tu corazón, tus manos harán locuras para darlo a conocer.

Soy viejo, no puedo, no sé hacer, los jóvenes no me hacen caso, mis dedos son grandes para tocar el piano…, Jesús te dice: “dame tus manos, dame tu tiempo, yo haré con ellas milagros, en su momento”

Jeremías dice: “Señor soy joven, no sé como hablar, elige a otro, …”

Dios dice: “No digas soy un muchacho…. Si yo te mando tú lo vas a hacer, te voy a ayudar, pondré palabras en tu boca; Para construir, para plantar, …”

El Señor nos quiere tanto q quiere usar nuestras manos para q estemos con Él,… “Pero Señor he usado estas manos para pecar” -“Sí, ya lo sé, pero te quiero”

El primer joven con quien trabajar eres tú mismo, da igual tu edad, tu eres el primer joven q debe creer en Dios y en ti. Tu y Dios podéis hacer cosas increíbles. Dios quiere a sus jóvenes como son, como eres.

Fuente: www.depasxuventude.com