GRA009. COMABARRO (PONTEVEDRA), 26/04/2017.- Dos personas han muerto y una permanece desaparecida tras chocar contra una batea un barco pesquero que se hundió en la ría de Pontevedra, en tanto que otras dos han sobrevivido al accidente. Fue uno de los tripulantes del "Novo Marcos", con base en Portonovo (Sanxenxo), quien dio aviso del hundimiento del pesquero en las proximidades de la isla de Tambo, en la Ría de Pontevedra, tras colisionar con una batea sobre las cuatro de esta madrugada. En la imagen, una embarcación de Salvamento Marítimo pasa junto a la batea donde chocó el pesquero. EFE/Salvador Sas

La Iglesia en Santiago reza por las víctimas del “Nuevo Marcos” y sus familias

Una vez más, la tragedia ha vuelto a afectar a las familias de los tripulantes de un pesquero de una localidad de nuestra Archidiócesis de Santiago de Compostela. El número de fallecidos por el hundimiento esta madrugada del “Nuevo Marcos” se eleva a tres tripulantes. Se trata de Jesús Ligero Abilleira, Florentino Carballa Viñas y Francisco Castiñeiras. Los supervivientes son Adrián Ligero y Carlos Carballa, hijos de dos de los fallecidos.

Tanto el arzobispo de Santiago de Compostela, monseñor Julián Barrio, como su obispo auxiliar, así como los responsables de la Delegación Diocesana del Apostolado del Mar y Emigración, testimonian su profundo dolor y pesar por estos fallecimientos y desean trasladar a sus familias su solidaridad y cercanía en estas trágicas circunstancias. Toda la Iglesia diocesana se une además al sentimiento de la gran familia marinera de nuestra Archidiócesis, tantas veces azotada por tragedias parecidas en su duro y servicial servicio.

Las gentes del mar desarrollan un trabajo de los más complejos, difíciles y peligrosos y, a pesar de los avances logrados, todavía queda una ingente tarea por realizar para la plena dignificación de las condiciones de vida de los hombres y mujeres del mar.

Que la Virgen del Carmen, patrona de las gentes del mar, acompañe a los fallecidos ante su Hijo y consuele a sus familias.

 

Foto: S.Sas | El Correo Gallego