• El deán de la catedral rubrica una certificación que ya obra en poder de Patrimonio Cultural para que estudie el reconocimiento oficial del trazado – Sus 240 kilómetros pasan por cuatro municipios lusos y quince gallegos

La Iglesia reconoce como jacobeo el Camiño da Geira e dos Arrieiros de Braga a Santiago de Compostela, de acuerdo con la «documentación histórica y actual» presentada por la Asociación Codeseda Viva acerca de dicho trazado. Una certificación rubricada de puño y letra por el delegado de Peregrinacións del Cabildo de la Catedral de Santiago, el deán Segundo L. Pérez López, señala que dicho camino propuesto por la Asociación Codeseda Viva cumple «las condiciones de otros caminos de peregrinación» por lo que «se le concede la Compostela».

Se trata de un camino jacobeo que parte de la catedral de la ciudad portuguesa de Braga y la conecta con la catedral de Santiago de Compostela, discurriendo por un trazado de 240 kilómetros que cruza cuatro municipios portugueses y quince gallegos.

Su nombre responde a la confluencia en el mismo del nombre coloquial de Geira Romana con el que los portugueses vienen denominando históricamente la Vía Romana XVIII (Vía Nova o Vía de Antonino, que unía Braga con Astorga) y el camino que posteriormente fue utilizado por peregrinos y por «arrieiros» para adentrarse en tierras de Ribadavia, antigua capital del Reino de Galicia.

El trazado, pues, parte de Braga y pasa por los municipios lusos de Amares (el Monasterio de Rendufe) y Terras de Bouro (Santiago de Chamoín y Portela do Homen, antigua frontera entre Portugal y España) para entrar en Galicia por Lobios (la «mansio» romana Aquis Originis). Tras pasar por Entrimo (los monumentos de Santa María A Real de Entrimo y la capilla de Santiago de Bouzadrago), continúa por Castro Laboreiro (en el concello portugués de Viana do Castelo y pasa por Assureira) antes de alcanzar Padrenda (el lugar en el que está la ermita de San Amaro), Pontedeva (la aldea de Trado), Cortegada (el núcleo de O Rabiño), A Arnoia (los lugares de San Amaro y A Porqueira), Ribadavia (Ribadavia centro y San Cristobo de Regodeigón, una antigua encomienda de protección a los peregrinos) y Beade (la iglesia de Santa María que también albergaba la encomienda de San Juan de Jerusalén por la protección que brindaba a los peregrinos, y O Calvario, anexo a la capilla de San Roque). Prosigue por Leiro (el lugar de Berán), Boborás (el destacadísimo Pazos de Arenteiro, que alberga numerosas figuraciones de la Orden de San Juan de Jerusalén de protección a los peregrinos, además de Distriz, Feás, Salón y Paredes) para finalmente cerrar su periplo por tierras ourensanas en Beariz (pasando por el iglesario).

Desde ahí, ya deja la provincia de Ourense y se adentra en la de Pontevedra y, más concretamente, en tierras de la comarca de Tabeirós-Terra de Montes. Penetra así en el municipio de Forcarei por Santiago de Pardesoa, Soutelo de Montes, Cachafeiro, Ponte Gomaíl y A Mámoa para acceder desde ahí al ayuntamiento de A Estrada. En este, entra por Vilaboa y pasa por A Portela, la parroquia de Sabucedo, A Grela y Codeseda, donde estaba emplazado el antiguo monasterio benedictino de San Jorge de Aguasantas del que que, a día de hoy, todavía se conserva su famoso dintel con dos conchas de vieira de significación claramente jacobea. Desde ahí, continúa por Santiago de Tabeirós, Guimarei, el centro de A Estrada (la actual Serafín Pazo y O Cruceiro), Figueiroa y Toedo. Se da la circunstancia de que entre Santiago de Tabeirós y San Pedro de Toedo existen cinco cruceros con la imagen de Santiago y San Roque, los dos santos considerados peregrinos. Desde Toedo, avanza por Santa Cristina de Vea y Cora en dirección a Couso, donde cruza el puente medieval de Pontevea -recientemente reconocido como Bien de Interés Cultural (BIC)- para acceder a la provincia de A Coruña.

En esta, el trazado discurre por cinco localidades del ayuntamiento de Teo -Pontevea, A Florida, A Ramallosa, San Simón de Ons y San Sadurniño, donde se conservan los capiteles de la antigua ermita de San Sadurniño, también con conchas de peregrino- para alcanzar ya el municipio de Santiago de Compostela y, así, la catedral.

El reconocimiento por parte de la Iglesia del Camiño da Geira e dos Arrieiros responde a la ingente labor de investigación realizada en los últimos años por el colectivo estradense Codeseda Viva, con especial protagonismo de los investigadores Jorge Fernández, Carlos da Barreira y Luis Ferro. Han conseguido acreditar con documentos que datan de los siglos XIV al XX la autenticidad del trazado. Asimismo, tal y como ya publicó FARO, el colectivo también ha recabado los elementos patrimoniales y toponímicos que avalan el trazado.

Codeseda Viva recogió todas las evidencias que reunió de que se tataba de un auténtico camino jacobeo en un volumen del que editó 22 ejemplares. Los entregó a diversas personalidades como el alcalde de A Estrada, José López; o el presidente de la Academia Xacobea, Xesús Palmou; además de a la Consellería de Cultura en mayo de 2018. En febrero de 2019, el colectivo lograba una reunión con el deán de la catedral. Este, al hojear el dossier, se quedó sorprendido de las evidencias que acreditaban el carácter histórico del Camiño da Geira e dos Arrieiros. Les pidió a Jorge Fernández y a Carlos da Barreira que confeccionasen un resumen de su trabajo, que le presentaron un mes después: el 28 de marzo. Ese mismo día, el deán rubricaba la certificación que acredita que se trata de un camino jacobeo, muy antiguo en el tiempo, históric,o documentado y veraz. Les entregó dos copias firmadas del reconocimiento, emplazándoles a que entregasen una de ellas en la Dirección Xeral de Patrimonio dependiente de la Consellería de Cultura y a que custodiasen la otra. Efectivamente, así lo hicieron, si bien no había trascendido hasta ahora -pese a que el alcalde de A Estrada estaba informado de ello- para evitar connotaciones políticas en pleno contexto electoral.

Fuente: Faro de Vigo