La parroquia de Cerponzóns recuerda al emperador Magnencio

La parroquia de Cerponzóns acoge la Vía Romana XIX construida hace 2000 años. En el año 350 se colocó muy cerca de aquí un miliario en honor al emperador Magnencio, cuya función era la de indicar distancias entre ciudades o referencias del Imperio Romano. El miliario original se conserva actualmente en el Museo de Pontevedra. y los peregrinos del Camino Portugués podrán ya encontrar ya un «hito» en el lugar de Leborei con una placa conmemorativa. Cerponzóns celebró durante el año pasado con diversos actos, incluida la publicación de un libro y la edición de un documental audiovisual, los mil años desde la primera referencia de la existencia de la Parroquia.

 

La Voz de Galicia