• El arzobispo de Santiago, Julián Barrio, acudió a oficiar la misa de Acción de Gracias

La parroquia morañesa de Lamas acogió el pasado viernes la conmemoración del 300 aniversario de consagración de su iglesia parroquial.

El acto coincidió con la fiesta patronal de la Santa Cruz y contó con la presencia del arzobispo de Santiago de Compostela, Julián Barrio, así como de la alcaldesa de Moraña, Luisa Piñeiro. También acudieron cientos de vecinos de todo el municipio y feligreses.

La celebración arrancó con una misa solemne de Acción de Gracias oficiada por el propio Arzobispo, Julián Barrio. El acto religioso fue cantado por el coro Voces Amigas de Moraña.

Posteriormente se procedió a la bendición del retablo restaurado en su momento, antes del inicio de la procesión, con el acompañamiento de la Banda de Gaitas de Cuntis, que finalmente ofreció un concierto para cerrar la tan especial celebración.

Fuente: Faro de Vigo