La peregrinación de Sarmiento

EL pasado viernes escuchamos en la sesión de clausura de Sanxenxo na Historia los pormenores de la peregrinación de Fray Martín Sarmiento en 1745 para ganar el jubileo. Tenía el sabio ilustrado 50 años y estaba ávido de conocer por sí mismo su amada Galicia. Por eso, decidió emprender el viaje desde Pontevedra hacia Santiago, rodeando el Salnés. A diferencia de otros viajes, no quiso confiar a su memoria el nombre de los lugares y curiosidades que se encontraría en el camino y escribió un diario titulado Viaje a Galicia. Cuenta en él que salió de Pontevedra el 19 de julio, acompañado de su hermano Francisco Javier, jurista de profesión, y recorrió Poio, Sanxenxo, O Grove, Cambados, Vilanova, Vilagarcía y Catoira, antes de desembocar en Pontecesures y continuar el camino portugués.

Llegó a Santiago el día 22 de julio y nos cuenta cómo vivió las fiestas del Apóstol. El sábado por la mañana, víspera de Santiago, vio los toros; y, por la noche, contempla durante casi dos horas los fuegos. Una gran multitud asiste al día siguiente a la misa solemne. El Penitenciario le informa que comulgaron en la catedral más de treinta mil personas, sin contar las que lo hicieron en otras iglesias.

Son cifras asombrosas aunque, como bien escribió Mario Clavell hace unos días, la peregrinación es algo más que números.

Marcelino Agís Villaverde
Catedrático de Filosofía

Fuente: El Correo Gallego