• Los diocesanos están convocados a sumarse a esta iniciativa, después de que monseñor Barrio instase a leer la nota de la Conferencia Episcopal Española este pasado fin de semana en todos los templos

Mañana miércoles día 16 de diciembre todos los diocesanos de Santiago de Compostela están convocados a sumarse a la jornada de ayuno y oración para “pedir al Señor que inspire leyes que respeten y promuevan el cuidado de la vida humana”. El arzobispo compostelano, monseñor Julián Barrio, pidió expresamente que el fin de semana pasado se leyese en todas los templos la nota con la que la Conferencia Episcopal Española (CEE) convocaba esta jornada ante el proyecto de eutanasia que  promueve e impulsa el Gobierno. En esa nota titulada “La vida es un don, la eutanasia un fracaso”, los obispos decían que la tramitación de la ley de eutanasia “se ha realizado de manera sospechosamente acelerada, en tiempo de pandemia y estado de alarma, sin escucha ni diálogo público”. Por eso, urgían “a la promoción de los cuidados paliativos, que ayudan a vivir la enfermedad grave sin dolor y al acompañamiento integral, por tanto también espiritual, a los enfermos y a sus familias. Este cuidado integral alivia el dolor, consuela y ofrece la  esperanza que surge de la fe y da sentido a toda la vida humana, incluso en el sufrimiento y la vulnerabilidad”.

Por todo ello, la CEE invitaba a los católicos a responder a esta llamada con “oración, el cuidado y el testimonio público que favorezcan un compromiso personal e institucional a favor de la vida”.