Manos Unidas cumple 60 años luchando contra el hambre y sus causas en los países empobrecidos de todo el planeta. Y lo conmemora lanzando este próximo martes día 5 de febrero una campaña bajo el título “Creemos en la igualdad y en la dignidad de las personas”. Es un proyecto que durará tres años y que se va a centrar en la defensa de los derechos humanos, en especial de las mujeres. En este primer año la ONG de la Iglesia incidirá en la universalidad, indivisibilidad y exigibilidad de esos derechos. En 2020 se pondrá el acento en la “íntima relación entre los pobres y la fragilidad del planeta así como en su derecho a llevar una vida digna. Finalmente en 2021 el trabajo se centrará en la persona y en su papel dentro de la sociedad. Aquí se destacará la importancia de la participación democrática como garantía de que los Derechos Humanos son el pilar de una sociedad justa y equitativa.

En los últimos diez años Manos Unidas ha apoyado más de mil cien proyectos agropecuarios para facilitar el acceso a alimentos a casi dos millones y medio de personas. Otros casi dos mil quinientos proyectos educativos han mejorado la calidad de la enseñanza de dos millones y medio de personas, sobre todo niñas. También ha apoyado proyectos para promover condiciones higiénicas y sanitarias más dignas y programas dirigidos a mujeres para facilitar su inserción en el mundo laboral.

Dentro de esta campaña se enmarcan las conferencias y charlas que a lo largo de toda la próxima semana dará la activista boliviana Martha Noya, presidente de una ONG que trabaja en programas de prevención y atención a mujeres víctimas de violencia machista y con la que colabora Manos Unidas desde 2003.

Una situación especialmente dramática en Bolivia. En la ciudad de Sucre, sede de la ONG Centro Juana Azurduy que preside Martha Noya, la violencia contra la mujer se ha incrementado hasta tal punto que nueve de cada diez habían vivido algún episodio de violencia intrafamiliar (el estudio es del año 2016).