• El colegio Virxe Milagrosa despide hoy con una misa a las tres religiosas de la congregación; para ellas también es un fin de curso
  • Atrás queda una historia de más de 50 años cuando las religiosas de la congregación de las Hijas de la Caridad llegaron a Bueu para abrir el colegio Virxe Milagrosa, que tiene más de 300 alumnos. Sor María Paz, sor Carmen y sor Rosa abandonan el centro para irse a vivir a otras residencias de la congregación. Son las tres últimas monjas del Virxe Milagrosa.

La congregación de las Hijas de la Caridad llegó a Bueu el 15 de septiembre de 1965, y en un primer momento las religiosas que la integraban empezaron a residir en una casa del municipio hasta que en abril de 1968 acabaron la construcción del colegio Virxe Milagrosa y comenzaron las clases y la vida en el centro. La congregación había llegado a Bueu por petición de la familia conservera Massó para mejorar la calidad de vida de la plantilla de la fábrica, en su mayoría trabajadoras que podían dejar a sus hijos en un colegio, que era también guardería. El centro educativo vivió las etapas de cincuenta años de evolución de Bueu, fue femenino, salvo en párvulos, y en 2013, las hermanas de la congregación cedieron la gestión de las instalaciones a la Fundación Católica Educere, aunque en su residencia seguían viviendo monjas, si bien ya más apartadas de la labor educativa y más volcadas en la de la caridad.

Hoy el colegio vivirá una nueva etapa con la marcha de las tres últimas monjas de la congregación que seguían viviendo en las instalaciones, colaborando con la comunidad educativa seglar que dirige el centro. Sor María paz Avendaño, de 82 años; Sor Carmen Bugallo y sor Rosa Collazo, de 79 años dejarán definitivamente Bueu y hoy se les ofrecerá un acto de homenaje con una misa , a las 18:00 horas, en la capilla del colegio, abierta a todas las personas que quieran participar. Las tres religiosas se irán a vivir a las residencias que la congregación de las Hijas de la Caridad de San Vicente Paul tienen por España. Su marcha definitiva se espera para el mes de julio y entre los vecinos de Bueu hay hondo pesar por el vacío que marcará el adiós de estas religiosos. Sor María Paz llevaba en el centro desde septiembre de 2008, sor Rosa, desde el año 2009 y sor Carmen es la menos veterana ya que lleva en Bueu desde el año 2016, pero con gran implicación en el pueblo.

El final de curso que ayer se celebró en el centro también fue para ellas un final de curso, más bien de etapa, que marcará un antes y un después en la historia de este centro escolar, que cuenta con 308 alumnos.

Fuente: Faro de Vigo