Momento Blanco, en Cope: Emociones al comienzo del milenio

Mientras saboreo el blanco de hoy, me pregunto qué está pasando en la política actual: el peliculón del “ala oeste de la Casa Blanca”, con los “starrings” Hilary y Donald. Nuestra, ya célebre, “escopeta nacional”, mejor en cada episodio. Jueces escapados en patera con sus familias huyen del turco Erdogan… ¡Qué bárbaro!

Luego, la emoción. Dicen los periodistas: “casi nadie recordará lo que has dicho, pero sí cómo les has hecho sentir”. Por eso me gusta que el colombiano presidente Santos llore, aunque parezca algo postizo, porque está firmando paz, con unas FARC que ¡piden perdón! Cosa inaudita por aquí. También hemos vibrado con el gran McEnroe, que lloraba como una magdalena, cuando apareció la niña que se había perdido mientras jugaba con Nadal.

La revista Nature nos dice que la raza humana somos “arma letal”, pero sin el humor de aquella mítica pareja de “polis”. La violencia de Caín, afirma la publicación, va en nuestro ADN. Atacamos a nuestra especie. Creo que sólo desde una cruz pudimos responder a esto. ¿Y los biznietos? Que vayan encargando un pisito en la luna de Júpiter, pues dicen que ha aparecido agua.

Manuel Ángel Blanco
(Cope, 30 de septiembre de 2016)