Momento Blanco, en Cope: subidas

La planeadora volaba sobre la ría de Arousa. El helicóptero le cerró el paso y encayó en un banco de arena. “Comandante” (avisó el Guardia Civil a su inmediato superior): “la bodega está llena de bebidas azucaradas”. “Se lo dije, sargento: tabaco, alcohol y ahora contrabando de refrescos. ¡¡¡Maldita subida de impuestos!!!

El accidente aéreo sufrido por el Chapecoense enseña, entre otras cosas, que en la vida puedes subir a lo más alto, pero nunca sabes cuándo vas a caer. Lo mejor es seguir el consejo de la canción: “fun polo aire, vin polo advento; a conversión: é como cousa de encantamento”.

Los fumadores se resisten a la extinción, a pesar de los esfuerzos del departamento de Neumología y Hacienda del Dr. Montoro… Estos días, durante el banquete de boda de su hija, el padrino provocó un silencio sepulcral en la sala cuando abrió el estuche y ofreció: “¡Qué! ¿Un habano?”

“El padrino”. “Fidel Castro”. “Jesucristo”. A los tres les valdría la frase: “Hasta la victoria, siempre”. Pero sólo uno fue más allá de las palabras.

Manuel Ángel Blanco
(Cope, 2 de diciembre de 2016)