Monseñor Barrio alaba las procesiones de Semana Santa de Santiago

El arzobispo de Santiago de Compostela, monseñor Julián Barrio, presidió ayer la presentación del programa de actividades para la próxima Semana Santa elaborado por la Junta de Cofradías de la ciudad del Apóstol. En su intervención, el arzobispo compostelano expresó su agradecimiento y felicitación a los responsables y miembros de las cofradías de Semana Santa y afirmó que “llevo veintitrés años aquí y la celebración de la Semana Santa ha experimentado un salto cualitativo”. Monseñor Barrio agradeció también la colaboración de los medios de comunicación, por contribuir no sólo a informar sino a “concienciar sobre lo que se celebra en la Semana Santa”.

cartel_ss_16Con la salida a la calle de los pasos procesionales, dijo monseñor Barrio que las “calles se convierten un poco en templos” y aseguró que los desfiles procesionales pueden ayudar a muchas personas a reflexionar. Según el arzobispo de Santiago, en este Año Jubilar de la Misericordia, “todos tenemos que mirar a los otros con los ojos del corazón” y contribuir a que las celebraciones de Semana Santa “sean realmente un signo de la misericordia con la que Dios nos mira”.

En la presentación del cartel promocional de la Semana Santa de Santiago y de las actividades previstas estuvieron también presentes Elisardo Temperán Villaverde, Canciller de la Archidócesis de Santiago y Consiliario de la Junta de Cofradías; Antonio Llovo Guillán, Presidente de la Junta de Cofradías; y el padre José López Calo S. J., quien será el pregonero de la Semana Santa de este año.

A lo largo de toda la Semana Santa habrá 17 desfiles procesionales, en los que desfilarán unas tres mil personas, según los datos facilitados ayer por los responsables de la Junta de Cofradías de Santiago. El presidente de esta institución, Antonio Llovo, afirmó que “tratamos de que nuestra Semana Santa sea lo más digna posible” y explicó que “para nosotros lo principal es mostrar nuestra fe”. Llovo añadió que en los últimos cuatro o cinco años se había incrementado el número de cofrades, “en especial de jóvenes” y vio bien que desde las instituciones públicas se promocionase la celebración de la Semana Santa compostelana. Una idea en la que también coincidió el arzobispo, quien dijo que con ello “todos ganamos y nadie pierde”.