Monseñor Barrio, en el Jubileo de los Universitarios

“Hoy miramos a Santo Tomás de Aquino, hombre de ciencia y de piedad, maestro de pensamiento y gran teólogo. El estudio y la oración, la enseñanza y la predicación conforman su vida. No se ausentó del momento que le tocó vivir sino que lo contempló con ojos de misericordia. Fue un hombre apasionado”. Así hablaba el arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio, a los universitarios y jóvenes estudiantes en la homilía de la Eucaristía celebrada en la catedral compostelana con motivo del Jubileo de los Universitarios. El arzobispo les dijo además que “el Jubileo que estamos celebrando, es momento de renovación espiritual.  Habéis cruzado la Puerta de la Misericordia de nuestra Catedral. Es un signo con el que manifestáis vuestro deseo de acoger la misericordia de Dios en vuestras vidas para ser misericordiosos como el Padre celestial, sabiendo que la misericordia ha de tener una expresión tangible y visible, y dándonos cuenta de que nuestras miserias son el trono sobre las que se asienta la misericordia de Dios, decía san Juan XXIII”.

Los universitarios entraron por la Puerta de la Misericordia tras haberse concentrado en la Plaza de la Quintana

Foto de archivo