Monseñor Barrio en la inauguración de “Somos Migrantes” dice que “levantar muros no es solución” y que hay que “tender puentes”

La muestra fotográfica organizada por Entreculturas se inauguró ayer con la presencia de Kamal, un refugiado sirio, que habló de su experiencia

Kamal es un refugiado sirio, migrante forzoso de su país a causa de la guerra y de su condena a muerte por el Gobierno. Vive en Santiago de Compostela. Aquí completa estudios de Medicina. Ayer, miércoles día 6 de julio, dio su testimonio y habló de su experiencia como refugiado en la mesa redonda que sirvió como inauguración de la exposición “Somos Migrantes”.

Kamal contó cómo al comenzar la guerra en Siria trabajó como anestesista en un hospital de campaña que atendía a civiles heridos y cómo fue delatado al Gobierno. Tuvo que huir después de que otra persona de su mismo nombre fuese asesinada, acusada de ayudar a los heridos en el conflicto. Tras lograr salir de Siria pidió asilo en España y encontró residencia en Santiago de Compostela, un lugar “en el que me siento muy a gusto”. Kamal aseguró que es necesario que se abran las fronteras a los refugiados y dijo que es bueno que la gente “hable con los refugiados para que conozcan así lo que está ocurriendo”.

En la presentación de la exposición fotográfica “Somos Migrantes” participó también el rector del Seminario Mayor, Carlos Álvarez, quién destacó la necesidad de poner en marcha una cultura de la hospitalidad y la acogida al migrante o refugiado que “busca, con esperanza, un mundo mejor”.

También habló el superior de los jesuitas en Santiago, Isidro González, quien recordó el trabajo desarrollado a lo largo del tiempo por el Servicio Jesuita a Migrantes, una iniciativa que encuentra su origen en los tiempos del padre Arrupe como superior de la Compañía de Jesús. Abogó por servir a los hombres, porque es servir a Dios y pidió “evitar la anestesia de la sensibilidad”.

Por su parte, el arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio, quien también estaba presente en la inauguración de la exposición, se lamentó de que muchas veces, ante la situación de los refugiados, se “mire para otro lado”, cayendo en la indiferencia o en el olvido. El arzobispo de Santiago explicó que abordar la realidad de los refugiados  requiere “un compromiso político”, porque los que han tenido que abandonar su país “son personas con sus derechos”. Monseñor Barrio comentó que hay que afrontar la acogida y favorecer la convivencia intercultural. Apostó por cambiar el estilo de vida, favoreciendo la hospitalidad y dejando la lógica del poder y del egoísmo por la lógica de la comunión y del don. “Hay que pasar a una lógica de la gratuidad”, explicó.

“Levantar muros”, aseguró, “no es la solución; lo que hay que hacer es tender puentes”, indicó el arzobispo compostelano, quien recordó que todo ello hay que hacerlo desde “una dimensión transcendente de la vida”.

La moderación de la mesa redonda corrió a cargo de Pablo Rodríguez, coordinador de Entreculturas en Galicia, una organización no gubernamental vinculada a la experiencia jesuita. Todos los participantes agradecieron a Kamal su testimonio y le mostraron su apoyo, al tiempo que agradecieron la asistencia de las personas presentes en la inauguración de la exposición.