Monseñor Barrio expresa su agradecimiento a quienes hacen posible el servicio de la Cocina Económica

El arzobispo de Santiago de Compostela, monseñor Julián Barrio, presidió ayer los actos conmemorativos del 125 aniversario de la Cocina Económica de Santiago. “En la historia de esta casa”, comentó monseñor Barrio, “están sin duda connotados muchos esfuerzos, inquietudes y preocupaciones de no pocas personas, que han ido entregando su vida en un servicio desinteresado a los más desfavorecidos, y de instituciones sensibles a los pobres, afirmando la realidad de una cultura del encuentro y de la hospitalidad. Para todas ellas, personal de la casa, socios, voluntarios, mi generoso agradecimiento, con una referencia especial entre todas ellas a mi predecesor el Cardenal José María Martín de Herrera, a las Hijas de la Caridad y a la Junta directiva de esta Institución”.

El arzobispo bendijo, además, las remozadas instalaciones de la Cocina Económica en la Praza do Irmán Gómez, que quedarán abiertas a partir del próximo mes de septiembre, tras la finalización de las obras de remodelación, mejora y ampliación. Para festejar la ocasión, se reunieron con el arzobispo el actual presidente de la institución, Manuel Botana Agra; el alcalde de Compostela, Martiño Noriega; el conselleiro de Política Social, José Manuel Rey Varela; así como las trabajadores de la cocina, encabezadas por su directora, Esther Seoane, de las Hijas de la Caridad, y los voluntarios que hacen posible que continúen con su labor.

“Para todas ellas”, comentó monseñor Barrio, “personal de la casa, socios, voluntarios, mi generoso agradecimiento, con una referencia especial entre todas ellas a mi predecesor el Cardenal José María Martín de Herrera, a las Hijas de la Caridad y a la Junta directiva de esta Institución”.

La capacidad de la Cocina Económica, tras las obras, se ha ampliado en 56 nuevas plazas hasta 162 (126 en el comedor principal y 16 y 20 en dos auxiliares). Aunque la labor de la Cocina Económica no ha dejado de ser necesaria durante los últimos 125 años, desde 2008 pasó a ser incluso más importante. A los asistentes habituales se les sumaron las personas que empezaron a pasar dificultades a raíz de la crisis, llegando a un máximo histórico en 2014: 104.539 servicios a lo largo del año. Por un precio simbólico (0,20 euros el desayuno, 0,80 la comida y 0,50 la cena) la Cocina Económica ofrece una alimentación nutritiva. El precio de las comidas cubre tan solo el 10 % de su coste. La financiación de la institución, que manejó un presupuesto de 460.000 euros el pasado año, parte de donativos individuales (el 74 %) y de ayudas públicas (26 %).