Monseñor Barrio insta a practicar la penitencia para combatir el espíritu del mal

El arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio, dijo en su homilía de la Eucaristía del Miércoles de Ceniza que “cada día se nos ofrece la crónica negra de nuestra sociedad en medio de tantas realidades de precariedad y sufrimiento. Convivimos con el mal en sus ilimitadas manifestaciones: hipocresía, egoísmo, envidia, odio, calumnia, mundanidad en nuestro corazón”. “Ante esto”, añadió monseñor Barrio, “nos preguntamos con el papa Francisco: “¿Vale la pena intentar cambiar esta situación si el mundo sigue su danza carnavalesca, disfrazando todo por un rato?”. La respuesta es si. Merece la pena porque cuando caen los disfraces, aparece la verdad y nos damos cuenta del pecado que nos hiere y tergiversa la historia, y porque es posible que todo cambie ya que Dios sigue siendo rico en bondad, misericordia y perdón”.

Monseñor Barrio pidió que volviésemos nuestros corazones al Señor, para así ayudarnos a “iniciar un camino de auténtica conversión para afrontar victoriosamente, con las armas de la penitencia, el combate contra el espíritu del mal”.

La Eucaristía se celebró en la catedral compostelana y con ella se dio inicio al tiempo litúrgico de Cuaresma.

 

Foto de archivo: parroquiasantamariapontevedra.blogspot.com.es