Monseñor Barrio invita a los nuevos diáconos a ser ministros de la caridad y de la misericordia

Carlos Miramontes Seijas y Héctor Manuel Martínez Moya recibieron el diaconado en la Catedral compostelana

“El ministerio diaconal ha de configurar vuestro estilo de vida imitando a Cristo, el siervo humilde y paciente que toma sobre sí mismo el pecado y la miseria humana, y que vino a servir. Vuestra misión es proclamar la Palabra de Dios y ser ministros de la caridad y de la misericordia”. Así se dirigió hoy el arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio, a los dos nuevos diáconos que fueron ordenados en la Catedral compostelana. Las palabras del arzobispo a Héctor Manuel Martínez Moya y Carlos Miramontes Seijas, los nuevos diáconos, incidieron en la misión a la que la Iglesia les llama. “El Señor os confiere una misión acompañada de su gracia para realizarla, os compromete a ayudar a los demás, pues muchos sufren agobios más duros que los vuestros. Dedicad tiempo a quienes están en las periferias de la existencia”. Y les dijo también: “Cargad con las penas y dolores de los demás”.

En su homilía, monseñor Barrio se dirigió también a los laicos: “Queridos laicos e membros de vida consagrada, “sabede agradecer a Deus, e sobre todo estade próximos aos sacerdotes e diáconos coa oración e co apoio, especialmente nas dificultades”. El arzobispo compostelano tuvo, además, palabras de agradecimiento para el “Sr. Rector, formadores, profesores, sacerdotes, miembros de Vida Consagrada y laicos que os han acompañado con el testimonio de su fe, con la ciencia de sus conocimientos y con la bondad de su virtud”. También expresó su “saludo y felicitación cordial a vosotros, queridos ordenandos Héctor Manuel y Carlos, a vuestras familias y a vuestros amigos y conocidos”.