Monseñor Barrio pide en las Vísperas del Apóstol no hacer “del cristianismo algo insípido”

Finalizada la Novena al Apóstol, en la Catedral de Santiago se celebraron esta tarde las Solemnes Vísperas de la fiesta de Santiago. Presidió el acto litúrgico el arzobispo de Compostela, monseñor Julián Barrio, quien en su predicación habló de la misericordia divina. “También hoy”, dijo, “se nos llama a ser mensajeros y testigos de la misericordia en medio del desierto espiritual por el que peregrinamos. Estamos necesitados de la verdad que nos hace libres y de vivir el amor con gratuidad para crear un ambiente cultural y social en el que la fe no se vea con recelo, sino como posibilidad de diálogo para una civilización nueva preocupada por la pobreza material, cultural, relacional y espiritual que vive el hombre de nuestros días”.

El arzobispo compostelano pidió, además, no hacer “del cristianismo algo insípido. Ser cristiano es asumir un riego y estar arraigado en una estrecha relación con Cristo que fortalece nuestras débiles fuerzas para que podamos ofrecer el testimonio cristiano. Son tiempos de adversidad pero no de desdicha. En la adversidad siempre se vislumbra una esperanza”.

 

Foto de archivo