Monseñor barrio pide no contentarse con una “religiosidad superficial” en la Fiesta de San Rosendo del Seminario Menor

“Una vida en santidad se proyecta siempre a la eternidad. Por eso no podemos contentarnos con una religiosidad superficial, viviendo en la mediocridad”. Así se expresaba el arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio, en la homilía de la Eucaristía que celebró en el Seminario Menor, en la penúltima jornada de celebraciones de la Semana Cultural San Rosendo, en honor al patrón de esta institución académica. En su homilía, monseñor Barrio dijo también que San Rosendo fue “un santo cuya protección y devoción están en la memoria espiritual de la Galicia cristiana porque interpretó desde la fe la situación que le tocó vivir en su peregrinar a la santidad. En medio de las cambios históricos buscó nuevos caminos para evangelizar, posibilitando un diálogo entre fe y cultura, entre la oración y el trabajo, actitud que es siempre ese esfuerzo de reflexión sobre el misterio del mundo y en particular de la persona humana, y que es un modo de expresar la dimensión trascendente de la visión cristiana, sin ceder a exigencias acomodaticias”. La Eucaristía celebrada en la capilla del Seminario Menor estuvo precedida por un acto académico de reconocimiento y homenaje a los antiguos maestros del Seminario.

Los actos se cerrarán este sábado día 27 de febrero con un encuentro de antiguas promociones y la visita a las distintas exposiciones organizadas a lo largo de esta IV Semana Cultural San Rosendo. Una Misa recordando a todos los alumnos del centro educativo y una comida de confraternidad, podrán el broche de oro a esta “semana grande”.