Monseñor Barrio preside la Misa de la Inmaculada en la Catedral

El arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio, presidió ayer en la Catedral de Santiago de Compostela la Eucaristía de la Solemnidad de la Inmaculada. En su homilía, al arzobispo compostelano hizo alusión al Año Jubilar Extraordinario de la Misericordia y dijo que la figura de María “representa el comienzo de la Iglesia, esposa de Cristo sin mancha ni arruga, abogada de gracia y modelo de santidad para el pueblo de Dios; es la primera realización del plan de Dios en la que se cierne la promesa y la garantía de que “nada hay imposible para Dios”. Nosotros hemos nacido con el pecado original. El mal anida en nuestros corazones. Despleguemos las arrugas de nuestro corazón. Nada manchado puede aparecer ante Dios. El Señor está con nosotros: “No temas… has hallado gracia… el Señor está contigo”, le dice el ángel a María”.

[Foto de archivo]