Monseñor Barrio presidió una eucaristía en Mallorca en el centenario de la muerte del Beato Ramón Llull

El arzobispo de Santiago de Compostela, monseñor Julián Barrio, presidió la misa en la Basílica de San Francisco en la festividad de San Pedro y San Pablo, en Mallorca. Esta celebración tuvo un marcado carácter luliano, ya que, según cuenta la tradición, el Beato Ramón Llull murió ese día del año 1316. La Eucaristía fue presidida por el pastor de la Diócesis de Santiago, donde Ramón Llull acudió en peregrinación en 1265, justo después de su conversión. Así lo recuerda una placa colocada en la capilla del Santísimo de la Catedral, que rememora la presencia en Santiago de Ramón Llull.

En su homilía, monseñor Barrio dijo que “en un tiempo ya lejano Ramón Llul, hombre reformador de la Iglesia y de la sociedad, hombre de ciencia y de piedad, hombre de misterio y de gracia, peregrinó a Santiago de Compostela. Yo he peregrinado hoy con gozo a esta Iglesia particular para venerar al Beato Ramón Llul en el séptimo centenario de su muerte, recordando que su preocupación fue sentir con la Iglesia y en la Iglesia. En este contexto es providencia que celebremos el martirio de los santos apóstoles Pedro y Pablo, confesando nuestra fe en la Iglesia una, santa, católica y apostólica”. El arzobispo compostelano aseguró, además, que “el Beato Llul se buscó a sí mismo en Dios y buscó a Dios en él. Habiendo tenido la experiencia del amor de Dios, siente la necesidad de comunicarla con una inquietud misionera”.

 

Foto: www.agenciabaleria.com